EDITORIAL sábado 1 de mar 2014, 9:14am - nota 4 de 10

…¡Sería yo!

Por: RAMÓN DURÓN RUIZ


EL FILÓSOFO DE GÜÉMEZ

La siguiente historia la escuché -palabras más, palabras menos- de voz de mi sabio y querido amigo Armando Fuentes Aguirre "Catón", "Después de cumplir con el rito del casamiento por el Civil, la Iglesia y la fiesta respectiva de la boda, en el tálamo nupcial el joven nervioso ve como su mujer deja caer el atractivo y sexy negligé, el joven marido extasiado hasta los huesos pudo contemplar plenamente sus encantos.

Embelesado pleno de ardorosa pasión exclamó:

- ¡Eres inmensamente bella!, ¡Me encanta tu dorada cabellera!, ¡Tú frente y cejas me enamoran!, ¡Tus ojos, me iluminan el camino!, ¡Tus mejillas me cautivan!, ¡Tus dientes son hermosos!, ¡Tú cuello está lleno de inigualable belleza!, ¡Tus hombros son de una piel de nácar hermosa!, ¡Tú ombligo es el centro del mundo!, ¡Tus rodillas!...

Al oír la extasiada enumeración que su marido hacía de sus prendas físicas le dice la muchacha:

- ¡¡Te brincaste lo principal!!"

La moraleja es extraordinaria, para el viejo Filósofo ¿Qué es lo principal en tu vida?, ser feliz… lo demás llega por añadidura.

Durante muchos años he visto cómo el hombre desperdicia su tiempo, deja ir su vida buscando poder político, acaparando dinero o en busca del diario sustento, brincándose lo principal: ser feliz.

Hoy decreta una vida tan feliz, que cuando los años lleguen te hayas dado el regalo de envejecer con alegría, calidez humana y dignidad. Parafraseando a Steve Jobs, digo "Ser el más rico del cementerio no es lo que me importa. Acostarme por la noche y pensar que he hecho algo genial […y he sido tan feliz que he hecho feliz a la gente de mi vida], eso es lo que más me importa".

Ganar dinero, tener éxito, triunfar es parte de la vida, pero no su razón primaria, que se centra en que seas feliz; siembra paz, amor y alegría, agrado tal que seas capaz de quitarle poder a la tristeza y al duelo.

Hoy reconoce que un corazón enamorado entiende que "la felicidad no tiene atajos", recuerda que si estás hecho a imagen y semejanza de Dios, eres un milagro hecho por su mano, que no estás en esta carnalidad ni por casualidad ni para fracasar, estás hecho sólo para la grandeza, para triunfar… para ser feliz.

Hoy deja de sobrevivir, date permiso de vivir, deja de viajar tan aprisa, que te olvides de gozar el paisaje, se sabio, asocia felicidad con trabajo, amor y familia, este campesino de Güémez sólo te pide una cosa sencilla: ¡Date permiso de ser feliz!

Utiliza los dones que la vida te ha dado para ser feliz, primero contigo mismo, después con quienes te rodean, luego con la vida, deja que la sabiduría y el amor fluya como energía vital por tu torrente sanguíneo.

La felicidad transforma las inquietudes naturales que frente al dolor y la adversidad se forman en tu mente, en una formidable lucidez y paz interior. "Por cada minuto de enojo, desperdicias 60 segundos de felicidad". Si eres inteligente, entenderás que la adversidad te hace más fuerte, más prudente y más sabio, te lleva a crecer y a evolucionar, tómala como el punto de partida para construir tu felicidad.

Neruda decía: "Piensa menos en tus problemas y más en tu felicidad." Has una reingeniería en tu vida que te lleve a dejar a un lado el papel de víctima, que sólo te pobretea, deja de vivir contando tus tropiezos, toma tu justo valor, date permiso de cantar y contar tus bendiciones, te llevará a una reconfortable alegría.

A propósito de alegría, el Diputado en un momento de profunda meditación llama al Jefe de Asesores y le plantea:

- ¿Hacer el amor con mi mujer es trabajo o placer?

- Pues no sé-responde meditabundo-tendría que estudiarlo.

El Diputado le da una hora para tener la respuesta. El Jefe de Asesores le pasa el problema a uno de los asesores, que estaba tomando café y fumando:

- ¿Es trabajo o placer que el Diputado le haga el amor a su mujer?

Preocupado le responde que no lo sabe.

-Tienes 30 minutos para averiguarlo.

El Asesor le pregunta al Secretario Particular, éste tampoco sabe la respuesta y la delega a su auxiliar, que tiene el escritorio lleno de oficios, una larga lista de asuntos pendientes y de llamadas para el Diputado, es decir hasta el tronco de trabajo por hacer, le dice que tiene cinco minutos para decirle si el hecho de que el Diputado haga el amor con su mujer ¿Es trabajo o placer? Éste inmediatamente le responde:

-¡Es placer!

Intrigado por la respuesta expedita, el Secretario Particular le pregunta:

-¿Cómo llegaste rápidamente a esa conclusión?

-¡Muy sencillo, porque si fuera trabajo el que tendría que hacerle el amor…¡Sería yo!

Www.filosofoguemez.mx

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
pulse: a para ver nota anterior, s siguiente, i para ir al inicio, f para ir al final.

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
Síguenos en:

Hay 671 usuarios registrados en línea. »IR AL CHAT