pub
Nacional sábado 8 de feb 2014, 8:50am - nota 10 de 32

¿A quién prefieren los secuestradores?

Por: AGENCIAS/ MÉXICO, DF.
Plagios. De acuerdo con datos de la Envipe 2013, el modus operandi de los agresores y el perfil de las víctimas varían según el tipo de secuestro.


Durante 2012 ocurrieron 89 mil 86 secuestros en el país

Si usted es un hombre de 36 a 45 años, una joven de 18 a 25 años o un adulto mayor, y además gusta de caminar en la calle por las mañanas de junio y octubre, sea muy precavido, ya que tiene más probabilidades de sufrir un secuestro exprés.

Si en cambio se trata de un hombre de 26 a 45 años o una mujer de 26 a 35 años, pasa buena parte de su tiempo en el trabajo o anda mucho en la calle por las tardes -sobre todo en noviembre y enero-, entonces cubre el perfil de una víctima de secuestro de mayor duración.

Para construir estos perfiles, se empleó los microdatos de la más reciente Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (Envipe 2013), elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Se generó un perfil de los agresores y de las víctimas de secuestro tanto en su forma tradicional como en su modalidad exprés. Para ello, se consideró un secuestro exprés como aquél en el que la víctima estuvo retenida en contra de su voluntad menos de 24 horas.

Períodos más prolongados en los que se privó ilegalmente de la libertad a las personas se clasificaron, en consecuencia, como secuestros tradicionales o comunes.

Según cifras de la encuesta referida, durante 2012 ocurrieron 89 mil 86 secuestros en el país. En 57% de los casos, la víctima estuvo retenida en contra de su voluntad menos de un día. Es decir, seis de cada 10 secuestros que se cometen en México son exprés.

El resto de estos delitos se cometió en períodos más largos: de uno a tres días (19%), cuatro a 10 días (6%), 11 a 29 días (6%) o más de un mes (5%). El resto de las víctimas no especificó la duración de su cautiverio.

Los agresores

El perfil y modus operandi de un secuestrador exprés es muy distinto al del secuestrador tradicional.

Quienes cometen un secuestro exprés tienden a actuar solos (o a lo máximo en parejas o ternas) y están equipados con armas de fuego, así como otros objetos punzocortantes, aunque rara vez llegan a emplearlas para dañar a sus víctimas.

Ellos prefieren cometer sus delitos durante los meses de junio y octubre, principalmente en la vía pública (calles y carreteras), entre las seis de la mañana y el mediodía.

En 77% de los casos, esta clase de delincuentes termina por obtener de sus víctimas y familiares todo lo que les exigieron por su liberación.

En contraste, el secuestrador tradicional actúa la mayor parte del tiempo en grupos de cuatro o más personas. Siempre portan armas de fuego y en muy contados casos, armas blancas.

También tienden a ser más crueles con sus víctimas. Prueba de ello es que en dos de cada cinco casos hirieron a sus rehenes con armas.

Los infractores actúan con más frecuencia en los meses de noviembre y enero, principalmente en las tardes y madrugadas.

Aunque 54% de estos agresores capturan a su víctima en plena vía pública, un significativo 30% opta por sustraerla a sangre fría de su lugar de trabajo.

No obstante, el secuestro tradicional resulta menos efectivo que el exprés, pues sólo en 65% de los casos las víctimas entregó a sus agresores todo lo que les pedía.

Las víctimas

Según la clase del secuestro, es el tipo de víctima. Para determinar su perfil, se llevó a cabo un cruce entre el sexo y edad de las víctimas.

En el caso del secuestro exprés, las víctimas se caracterizan por ser hombres de 36 a 45 años de edad o mayores de 60 y mujeres de 18 a 25 años.

El principal blanco de los secuestradores tradicionales son los hombres de 36 a 45 años, aunque también prefieren a las personas de entre 26 y 35 años, indistintamente de su sexo.

En cuanto a las secuelas, el 64% de las víctimas de secuestro exprés señala que el perjuicio principal que sufrieron fue emocional o psicológico, mientras que el 43% de las víctimas de un secuestro tradicional considera que el mayor daño fue el de tipo económico.

De acuerdo con los datos de la encuesta, 56% de las víctimas de secuestro exprés no denunció el hecho ante el Ministerio Público. Más grave aún es que este porcentaje crece a 69% en el caso de las víctimas cautivas por lapsos más largos. En ambos casos, los principales motivos para no denunciar resulta el miedo al agresor y la desconfianza en las autoridades.

→ secuestros
Ordenar en línea Edición impresa + Internet
pulse: a para ver nota anterior, s siguiente, i para ir al inicio, f para ir al final.

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000mundo asombroso
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
Síguenos en:

Hay 953 usuarios registrados en línea. »IR AL CHAT