Nacional miércoles 29 de ene 2014, 8:31am - nota 9 de 61

Falta de estimulación acaba con niños genio

Por: AGENCIAS/ MÉXICO, DF.


Su deseo por saber más dificulta la convivencia con compañeros y maestros: Cedat

Tres de 100 niños mexicanos nacen con sobredotación intelectual, es decir, con un Coeficiente Intelectual (CI o IQ) mayor a 130 puntos, cuando la media es de 87 puntos. Se calcula que un millón son sobredotados en todo el país.

Un 95% de ellos se perderá antes de que lleguen a la edad adulta por diagnósticos equivocados como el Trastorno por Déficit de Atención (TDAH) o por la falta de estimulación apropiada que los lleva a sufrir bullying y aislamiento en las escuelas, según datos del Centro de Atención al Talento (Cedat).

Andrew Almazán Anaya tiene 19 años, cursa un doctorado en Psicología y fundó, en 2010, el Cedat, institución que ha realizado la segunda mayor investigación del mundo sobre el perfil psicológico y cognitivo de menores con IQ elevado.

La investigación "Perfil del sobredotado" se realizó con más de 650 casos de niños sobredotados mexicanos. El estudio más grande que existe lo hizo en 1930 el psicólogo de la Universidad de Stanford, Lewis Terman, con una población de mil 500 niños con IQ superior a 130 puntos.

Entre los datos más interesantes del estudio "Perfil del sobredotado" del Cedat es que los niños estudiados fueron amamantados por más de nueve meses, cuando la media nacional es de tres meses. "Ése es uno de los principales aciertos que una madre puede tener con su hijo, porque puede haber niños que nacen con un IQ de 190 puntos, pero si no son lactados y estimulados correctamente, pueden perderlo hasta llegar a menos de 130 puntos, incluso antes de los cinco años", dice Andrew Almazán.

Para que la sobredotación intelectual se desarrolle debe existir 50% de carga genética y 50% ambiental, por lo que la estimulación adecuada es fundamental para que los niños mantengan un IQ elevado hasta ser adultos.

En tres años, el Cedat ha diagnosticado a 3 mil niños y jóvenes con IQ superior a 130 puntos. Actualmente atiende a 250, un grupo de 50 profesores con doctorado les imparte clases y acompañan en sus estudios, el resultado de su programa es exitoso, pues cuentan con niños de 11 años estudiando el segundo año de una carrera profesional; 80% de sus estudiantes son niños y 20% niñas.

La sobredotación intelectual es una aptitud innata que no puede ser adquirida por el esfuerzo personal. Puede ser general o específica: un individuo puede tener un talento especial para las matemáticas, pero no ser igualmente talentoso en materias referentes al lenguaje.

"Un padre de familia puede identificar desde temprana edad a un hijo sobredotado. Caminan entre los nueve y 10 meses, hablan bien y con un lenguaje fluido antes de los dos años, hacen preguntas muy específicas sobre temas que les interesan, aprenden muy rápido, y una vez que son escolarizados chocan con el sistema educativo tradicional", dice el doctor Andrew. Además, dice, 80% de ellos sufre de bullying en la escuela, por arriba de la media nacional que es del 50%; su deseo por conocer dificulta una sana convivencia con profesores y compañeros.

Un niño sobredotado podría cuestionar a una maestra de kínder 1 con temas científicos o de historia. Si son estimulados, a los dos años aprenden a leer en dos idiomas y antes de los cinco ya muestran interés por temas específicos.

 LOS FUTUROS CIENTÍFICOS

Existen más de 100 pruebas estandarizadas para medir el IQ de un niño. Las más utilizadas incluyen la solución de problemas o tareas de lógica y secuencias numéricas, temporales o espaciales como los llamados: Stanford-Binet Intelligences Scales (SB5), el Wechsler Adult Intelligence Scale (WAIS), el Wechsler Intelligence Scale for Children (WISC) y Differential Ability Scales (DAS).

El psicólogo Lewis Terman estableció, en 1916, la escala de inteligencia llamada Stanford-Binet que define como superdotado a todo aquel que rebase 130 puntos en un test de IQ, ya que 95% de las personas a quienes se aplican las pruebas obtienen entre 70 y 130 puntos.

Estas mediciones no se realizan con la frecuencia que deberían. Según el Cedat, 93% de los niños que han atendido, previamente fueron diagnosticados con Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) y algunos habían recibido tratamiento con fármacos por diagnósticos erróneos.

"Contrario a lo que podría pensarse un niño sobredotado siempre será incómodo para un profesor porque suelen cuestionarlos y ponerlos en evidencia con todo el grupo si ignoran algún tema, es común que un niño corrija a un profesor y muchas veces, no lo toman de buena manera", dice Andrew Almazán. Además, 80% de los niños sobredotados estudiados por el Cedat reportó sufrir bullying y en algunos casos no contabilizados, estadísticamente, los menores dijeron que los maestros se sumaban también al acoso escolar.

"Aquí los acompañamos con un programa educativo que incluye una vigilancia sicológica, porque entran a los 10 años a la universidad y deben mantener una esfera de desarrollo emocional paralela a sus estudios", dice. Además, los temas les son presentados por especialistas, si ven Química, un doctor en Química les imparte clases por varias semanas, el siguiente tema puede ser Física o Historia, incluso disciplinas como el Tae Kwon Do. "Así descubren qué tema les interesa más y pueden decidir qué carrera estudiar, en qué enfocar sus habilidades", dice.

Explica que no hay estudios que expliquen porque se da el fenómeno de la sobredotación intelectual, pero que se cree que desde el embarazo hay una mutación de andróginos.

"Estos niños tienen mayor actividad inmunológica, más alergias de lo normal, más enfermedades psicosomáticas, rara vez les da gripe, pero hasta ahora no se ha comprobado que tengan más neuronas que un cerebro con un IQ menor. "Pretendemos atender de manera integral, con un nivel de excelencia, a más de 10 mil niños y jóvenes sobredotados residentes en México para 2020", señala.

 ENTRÓ A LOS DIEZ AÑOS A LA UNIVERSIDAD

Dafne entró a la universidad a los 10 años. Eligió la carrera de Psicología y se convirtió en la mexicana más joven que ingresó a una institución de educación superior. Es capitalina y niña sobredotada, igual que sus dos hermanos mayores.

Aprendió a leer a los dos años con los cuadernos de su hermana mayor, hizo los seis años de primaria en un año, de los seis a los siete años; los tres de secundaria, de los siete a los ocho, y los tres de bachillerato de los 8 a los 10.

Nunca fue a la escuela. Su educación académica fue autodidacta, simplemente leía los libros una sola vez y aprendía. "Sola estudiaba los libros de la SEP y presentaba cada semana dos materias en exámenes de sistema abierto del INEA.

Ya en la preparatoria, acudía una vez por semana a asesorías presenciales. Nunca sufrió de "bullying" porque no tuvo que exponer su conocimiento en un salón de clases como sus hermanos mayores, quienes sufrieron acoso escolar por ser sobredotados.

Dafne tiene 12 años. Habla inglés, chino y latín. Cursa su carrera en la mañana; en las tardes juega como cualquier otra niña.

‘La escuela parecía un infierno’

Ángel tiene 16 años, fue considerado sobredotado hasta los 13. Llegó al Centro de Atención al Talento (Cedat) con un diagnóstico equivocado: Trastorno Por Déficit de Atención. Llevaba varios años medicado y considerado en las escuelas como niño problema.

"Todos los años de primaria sufrí "bullying" de compañeros y maestros. Siempre me sentí diferente, aprendía rápido y me aburría rápido, podía estar haciendo otra cosa mientras la maestra explicaba un tema y aun así contestarle correctamente cuando me querían poner en evidencia en el salón de clases", comenta.

En la secundaria fue peor. El "bullying" de mis compañeros llegó a los golpes varias veces, me rompían mis cosas, a veces se me ocurría corregir a los maestros de matemáticas cuando se equivocaban y me iba peor. Mi infierno acabó cuando mi madre supo que existía el Cedat", dice.

En 2010, Ángel llegó a las primeras pruebas, resultó ser sobredotado y seguramente con un IQ menor que con el que nació porque no fue estimulado desde pequeño, aun así, es como las computadoras, dicen sus profesores.

Estudiará computación de forma on line en el Tecnológico de Monterrey, tiene un hermano menor que también es sobredotado, pero que su fuerte es la Química. Ambos agradecen al Cedat que los haya rescatado del sistema escolarizado que es "un infierno para niños como nosotros".

→ NIÑOS GENIO
RECOMENDAMOS
Ordenar en línea Edición impresa + Internet
pulse: a para ver nota anterior, s siguiente, i para ir al inicio, f para ir al final.

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
Síguenos en:

Hay 49 usuarios registrados en línea. »IR AL CHAT