Nacional martes 24 de dic 2013, 7:45am - nota 9 de 35

Persiste mitin 'fantasma'

Por: AGENCIAS/ MÉXICO, DF.
Plantón. Ante la presencia de granaderos de la Policía capitalina, integrantes de la CNTE se repliegan con sus carpas hacia la explanada del Monumento a la Revolución, donde mantienen un plantón en contra de la Reforma Educativa.


Detrás de las lonas ya no hay maestros. Al caer la noche, en el campamento que la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) aún sostiene en la Plaza de la República, no se escuchan ruidos ni risas, ni voces dentro de las carpas.

A pesar de la desolación, existe una advertencia, que se lee en una de las cartulinas, "Por su seguridad, anúnciese antes de entrar". Pero ya nadie vigila.

Los plásticos amarrados a árboles y postes ya sólo ocultan el vacío y los trastes y ropa regados en el interior de las casas improvisadas.

El viento sacude carteles y cinta adhesiva ya sin pegamento. Levanta lonas y deja ver que adentro no hay nadie. Sólo quedaron latas, garrafones de agua, lonas revolcadas en el suelo, cobijas sucias, mesas, sillas y tiendas de acampar cerradas, tal cual las dejaron, como si fuera un pueblo que de pronto quedó solo.

De vez en vez pasa algún maestro y mira con recelo a quienes se asoman al interior de las carpas. "No pueden estar aquí. Mejor váyanse", dice una mujer, acompañada de un hombre.

Con la intención de defender el espacio que ha dejado de ser público, la mujer encara e interroga a quienes se atreven a caminar por los pasillos lúgubres y solitarios de entre las casas abandonadas, algunas desinfladas.

Pero nadie más sale a reclamar. Menos de diez personas rodean un anafre en donde una mujer prepara tacos bajo la luz amarilla de un foco. Una canción de Silvio Rodríguez suena a lo lejos, seguida de La Bamba, que se propagan en el silencio de la noche.

 EL ECO DE LOS DISCURSOS En una mesa instalada en la Avenida de la República, de vez en cuando se acercan maestros a comprar boletos para viajar a Oaxaca. Vale 200 pesos. Sale cada noche.

Algunas luminarias públicas del Monumento a la Revolución están apagadas. En la oscuridad, se escuchan los gritos del legislador Ricardo Monreal en la tribuna del Senado de la República, que se reproduce en un video, en una televisión conectada en un espacio donde venden películas "pirata".

También se oye el sonsonete de una voz masculina que pronuncia un discurso. Lanza arengas políticas y reclamos contra el gobierno y la Reforma Educativa.

Pareciera que en el corazón del campamento se celebra un mitin. Pero no, es sólo una grabación que hace eco.

Las vialidades que rodean el monumento ya están liberadas. Automóviles particulares y autobuses del Metrobús circulan lento.

En los botes de basura de las calles que desembocan en la plaza, los desperdicios se desbordan. "Es parte de todo esto", dice un policía.

"Nomás mire cuántas luces están prendidas y usted dirá si hay alguien", agrega el oficial que junto con otros se han apostado en el acceso al monumento por el lado de la avenida de la República. Hay patrullas en los cuatro puntos cardinales de la plaza.

Los focos prendidos son sólo unos cuantos. Pero que haya luces encendidas debajo de las lonas no es indicativo de que alguien ocupe esa carpa. Hay iluminación sólo para aparentar.

 ATRACCIÓN DESCUIDADA Las fuentes que los niños disfrutaban para mojarse en verano ya no se sabe. De los orificios por los que hace algunos meses brotaba agua iluminada de colores, ahora sólo proviene un olor a orines.

→ cnte
Ordenar en línea Edición impresa + Internet
pulse: a para ver nota anterior, s siguiente, i para ir al inicio, f para ir al final.

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000mundo asombroso
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
Síguenos en:

Hay 469 usuarios registrados en línea. »IR AL CHAT