Sucesos jueves 18 de dic 2003, 11:22am - nota 8 de 8

Las tradicionales "posadas" navideñas

Por:


México, (EFE).- Las tradicionales posadas mexicanas, que recuerdan el recorrido que hicieron María y José desde Nazareth hasta Belén, comenzaron a celebrarse con adornos, cantos y representaciones en los hogares y calles de todo el país.

Esta celebración es de gran atractivo para todos los mexicanos católicos.

Las posadas, que se festejan nueve días, son representadas por grupos de personas -sin importar el número- que se dividen en dos, uno se coloca fuera de la casa y el otro dentro.

Los de fuera representan a la Virgen María y a José y con villancicos navideños piden asilo a los de la casa, quienes a su vez les contestan también con canciones de esta época.

La representación culmina con el estribillo "entren santos peregrinos, peregrinos... reciban este rincón, aunque es pobre la morada, la morada os la doy de corazón".

Esta representación se lleva a cabo de esta manera porque, según la tradición, María y José tuvieron que ir de puerta en puerta pidiendo posada.

Tras esta escenificación se rompe la piñata -ollas de barro rellenas con fruta y forradas con papeles de colores-, y aunque las hay de diversas tipos y figuras, la tradición dicta que ésta debe tener la forma de una estrella de 7 picos, pues cada uno representa a los pecados capitales.

Una persona con los ojos vendados -hecho que simboliza la fe-, trata de romperla con un palo que a su vez representa a Dios.

Para romper la piñata, el acto es animado por el resto de los invitados, quienes -en representación de la iglesia católica- cantan "dale, dale, dale, no pierdas el tino, porque si lo pierdes, pierdes el camino..."

Cuando se rompe la piñata, las frutas que lleva dentro caen y son tomadas por toda la gente.

Este acto ha sido definido de varias maneras, una de ellas explicando que cada uno de los mortales con una fe ciega y con la ayuda de Dios está dispuesto a combatir el pecado, para lo cual contará con la ayuda de otras personas, quienes le indicarán el camino para lograrlo y será entonces cuando la gracia de Dios se derrame sobre los asistentes.

La posada concluye con una fiesta, en la que los anfitriones ofrecen a sus invitados diferentes platillos y ponche, bebida caliente hecha con fruta de la temporada, como caña de azúcar.

La tradición de las posadas se celebra desde hace 398 años, aunque comenzaron bajo el nombre de "fiestas de aguinaldo", las cuales se realizaban con el recordatorio de parajes del nacimiento del Niño Jesús.

Después de estas reuniones se daban regalos a los indígenas que acudían a este llamado de participación, quienes festejaban durante el invierno ("Panquetzaliztli"), el advenimiento de Huitzilopochtli, Dios de la Guerra azteca.

Los religiosos agustinos sustituyeron la imagen de Huitzilopochtli por la de José y María.

Durante estos días de posadas, muchas de las calles de México exhiben coloridos faroles y todo tipo de adornos alusivos a la Navidad, y por las noches grupos de personas desfilan por el vecindario en busca de la posada, la cual pedirán con alegres cantos, en honor del Niño Jesús que nació en la Noche Buena, que es el día que terminan las posadas.

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
pulse: a para ver nota anterior, s siguiente, i para ir al inicio, f para ir al final.

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000mundo asombroso
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
Síguenos en:

Hay 291 usuarios registrados en línea. »IR AL CHAT