Nosotros sábado 6 de dic 2003, 11:22am - nota 16 de 19

Oídos, nariz y garganta

Por:


Dr. J. Manuel Ramírez Nájera

Rinitis medicamentosa

Se conoce como rinitis medicamentosa al uso indiscriminado de medicamentos tales como gotas nasales o spray que existen en el mercado con fin de descongestionar las fosas nasales.

El uso de medicamentos para aliviar la congestión nasal y el catarro se conoce desde tiempos inmemoriales de la civilización. En el Talmud se prescribe el uso de la mirra. Los hindús usaron pimienta, mostaza y otras raíces para la limpieza nasal.

Cato el Censor 200 años a.C., indicaba coliflor seca en las fosas nasales para el tratamiento de los pólipos. Celsus durante el reinado de César Augusto, para la cura de la coriza, proponía la abstención del baño, vino y relaciones sexuales.

Ma Huang en China, usó una hierba conteniendo efedrina 5000 mil años hace. La rinología moderna tuvo que esperar para obtener la efedrina en 1887. A partir de entonces se han elaborado varios vasoconstrictores nasales. Sin embargo no se conocían sus efectos adversos sino hasta el año de 1931, pero fue en 1944 cuando Gollum reportó más de 30 pacientes adictos a unas gotas nasales.

En 1945, Feinberg reportó que el uso de gotas vasoconstrictoras comúnmente producen un efecto que denominó como “de rebote” que consiste en una congestión de la mucosa nasal después del efecto vasoconstrictor debido a un efecto vasodilatador y puso la alerta para el uso de estos medicamentos. Lake en 1946, estableció el término “Rinitis Medicamentosa”.

Las funciones de la nariz son numerosas y complejas. A menudo son olvidadas o menospreciadas por el médico general y recientemente por el abuso de la cirugía estética, se altera su funcionamiento provocando molestias al paciente por el resto de su vida.

Entre las principales funciones nasales incluye la humidificación del aire, la temperatura del mismo, la remoción de substancias extrañas y el mantenimiento de una presión adecuada del aire inspirado y por supuesto la olfacción.

Se describe un ciclo de función nasal en el que se alterna la permeabilidad de cada fosa nasal con una duración de dos a cinco horas, lo que quiere decir que sólo se utiliza una fosa nasal para la entrada y salida del aire, mientras la otra fosa permanece semi obstruida por efecto de los cornetes nasales, todo esto como efecto de la gran vascularidad de la mucosa nasal.

Hay varios tipos de descongestionantes nasales que se conocen como las aminas y las imidazoles. Ambos causan vasoconstricción de los vasos sanguíneos nasales produciendo efecto descongestivo. Cuando el efecto de vasoconstricción es prolongado, ocurre un efecto contrario de vasodilatación y la mucosa se hace menos sensible al medicamento.

Los pacientes que usan gotas nasales y que ya padecen la rinitis medicamentosa, tienen que ser sometidos a un régimen terapéutico que consiste en evitar el uso de las gotas nasales, para lo cual se administran descongestivos nasales en tabletas, antihistamínicos, antibióticos si es necesario y en ocasiones se tiene que recurrir al uso de sedantes debido a que los primeros días de la supresión de las gotas nasales el paciente no duerme por la gran obstrucción nasal.

El paciente debe estar bien conciente del daño que le produjo el medicamento tópico y sus consecuencias. El tratamiento dura de dos a tres semanas. En caso de que el paciente cuente además con otra patología nasal tal como desviación septal o pólipos nasales o rinitis alergica, que indujeron al paciente a usar gotas nasales, estas enfermedades deben ser tratadas en su momento.

En resumen, el uso de gotas nasales, no prescrito por un médico especialista, a dosis inadecuadas y por tiempo prolongado, van a producir un daño a la mucosa nasal con sus respectivas consecuencias, por tal motivo, es importante que el lector conozca estos aspectos ya que dichos medicamentos se anuncian aún en la televisión como una maravilla descongestionando hasta un disco que se encuentra tocando una canción con voz gangosa.

Ignoro por qué las autoridades de salud no intervienen y limitan su uso y su prescripción a casos muy indicados.

RECOMENDAMOS
Ordenar en línea Edición impresa + Internet
pulse: a para ver nota anterior, s siguiente, i para ir al inicio, f para ir al final.

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
Síguenos en:

Hay 530 usuarios registrados en línea. »IR AL CHAT