Nosotros lunes 24 de nov 2003, 11:22am - nota 20 de 24

La flora, pasado y presente

Por:


Se busca crear una sala de arqueobotánica en el Museo del Templo Mayor

NOTIMEX

MÉXICO, DF.- El Museo del Templo Mayor, en un lapso aproximado de dos años, podría contar con una sala de flora en donde se ofrecería simultáneamente la información arqueobotánica y de florística contemporánea y permitiría apreciar de manera elocuente la importancia cultural, religiosa y social de las plantas entre los mexicas.

Juan Alberto Román, director de ese recinto cultural, también dio a conocer que luego de los resultados obtenidos a lo largo de 13 años de investigaciones arqueobotánicas en el Templo Mayor de Tenochtitlan y el Centro Histórico de la Ciudad de México, la vasta información rescatada reclama por sí misma un espacio en donde poder exhibir los conocimientos obtenidos.

Aseguró que a mediano plazo, se montaría esa sala donde se pueda conocer toda la valiosa información ya obtenida y siempre con la intención de ser ampliada.

Agregó que ese acervo cultural se ubicaría en la Sala de Fauna del Museo del Templo Mayor, en donde se le designaría un espacio propicio para poder exhibir todos esos conocimientos que redundarían en un mejor conocimiento de la cultura azteca.

Aseveró que las investigaciones arrojaron importantes resultados, dignos de difundirse no sólo entre los investigadores, sino también entre el público en general interesado en conocer su pasado prehispánico.

La bióloga Aurora Montúfar López, del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), comentó que en la sala dedicada a la flora se recrearían aspectos de la ecología de las plantas registradas en el centro ceremonial de Tenochtitlan, y se reproducirían los hábitats de climas templados de la Cuenca de México y lugares aledaños.

Así como el área de acopio de plantas útiles, de regiones con climas cálidos y semidesérticos o de zonas muy lejanas con ambientes tropicales de humedad variable, sitios todos de influencia y dominio político de los mexicas.

Agregó que se representaría de manera individual cada no de los elementos florísticos actuales, como plantas y herbáceos, junto con las estructuras arqueobotánicas respectivas, para mostrar de manera elocuente el recurso, su ecosistema y su importancia cultural prehispánica.

La fuente manifestó que en esa sala, a diferencia de cualquier otra en el país y el mundo, los materiales arqueobotánicos aparecerían identificados taxonómicamente por niveles de género e inclusive varios de ellos sustentarían de manera precisa su especie.

Montúfar aseveró que todos esos términos científicos irían acompañados en forma correspondiente por sus nominaciones en el idioma español y el dialecto náhuatl, además de la información biológica e histórica pertinente.

Enfatizó que los restos arqueobotánicos de semillas diminutas, fragmentos de resina, ramas de árboles, espinas de maguey, cáscaras de frutos, fracciones de madera, textiles, papel, entre otras muchas, demuestran la permanencia de trascendentes aspectos rituales que hablan de la grandeza cultural de los habitantes de México Tenochtitlan en el pasado, además de expresar algunas generalidades de la flora, la vegetación y el clima del entorno.

La propuesta para crear esa sala fue hecha por los arqueólogos Eduardo Matos Moctezuma y Leonardo López, así como por el antropólogo físico Juan Alberto Román, quienes invitaron a Montúfar a aportar sus experiencias en la materia.

En su investigación, Montúfar hizo referencia a la importancia de poder ofrecer al público mexicano e internacional la información arqueobotánica y de su contraparte florística contemporánea.

El conjunto

A grandes rasgos, el Templo Mayor era el edificio más grande y más importante. En la última etapa, contemporánea a la llegada de los españoles, el basamento piramidal estaba compuesto por cuatro cuerpos en talud con un pasillo entre cada uno, construidos sobre una gran plataforma, que medía aproximadamente 80 x 100 metros.

Tenía dos escalinatas de acceso a la parte superior; donde estaban los adoratorios o capillas de Tláloc, dios del agua -a la izquierda- y de Huitzilopochtli, de la guerra -a la derecha-.

Cada escalinata estaba limitada por alfardas que remataban en la parte superior por un cubo y en la inferior por cabezas de serpiente. Los dos templos, ubicados aproximadamente a 30 metros de altura, tenían una decoración específica y todo el edificio estaba estucado y policromado.

El Templo Mayor fue reedificado siete veces, ampliado once y su construcción se inició en el año Dos-Conejo (1390). El Templo Mayor era una representación del Cerro del Coatepec donde, según la mitología mexica, nació Huitzilopochtli.

EXHIBICIÓN

El Museo del Templo Mayor cuenta con una sala de exposiciones temporales y ocho salas de exhibición permanente, entre las que se encuentra la de Flora y Fauna.

-Esta sala se exhiben algunos ejemplos de la flora común en la época prehispánica. Si bien mucho de este material se destruye con el tiempo -por lo que es difícil encontrar restos de plantas- aún así se pudieron localizar varios ejemplares de mazorcas, paja, espinas de maguey y semillas.

-Los especialistas en arqueobotánica analizan las semillas y el polen encontrado en la tierra de las ofrendas, mismos que se conservan durante cientos de años, con el fin de enriquecer el conocimiento sobre el empleo de determinadas plantas, tanto silvestres como cultivadas.

-El contenido de algunas vitrinas de esta sala, habla también del uso que los mexicas daban a determinados restos de animales. Se observa, por ejemplo, un espadarte de pez sierra que, al parecer, se colocaba en la garganta para detener la cabeza de los individuos destinados al sacrificio; vértebras de peces, huesos de lobo y lince, así como representaciones de animales en piedra y en concha nácar, como los pececillos finamente trabajados .

FUENTE: Museo del Templo Mayor

RECOMENDAMOS
Ordenar en línea Edición impresa + Internet
pulse: a para ver nota anterior, s siguiente, i para ir al inicio, f para ir al final.

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
Síguenos en:

Hay 887 usuarios registrados en línea. »IR AL CHAT