Siglo Nuevo lunes 7 de mar 2011, 2:15pm - nota 1 de 1

¿Alérgicos al condón?

Por: Psicólogo Sexólogo Silvestre Faya
...


SEXUALIDAD

El condón es quizá el más popular entre los métodos de cuidado natal y prevención de enfermedades venéreas. Sin embargo no todos pueden utilizarlo sin riesgo, pues algunos son hipersensibles -sin saberlo- al material del que está hecho el común de estos preservativos.

Jaime Alberto, de 18 años, deseaba disfrutar a plenitud su primera experiencia sexual con penetración vaginal. Considerándose un joven previsor acudió a una farmacia y compró unos condones. No buscaba marca, tamaño, color o sabor específico, tan sólo unos preservativos para evitar embarazar a su chica y no contraer o trasmitir una enfermedad venérea. Luego acudió a su cita con Karla Gabriela y después de ingresar a un hotel del rumbo ambos dieron rienda suelta a su fogosidad. En la secundaria a Jaime le habían mostrado un video sobre la mejor manera de colocarse la funda elástica; así que sostuvieron varios encuentros, cambiándose en cada ocasión el condón usado por uno nuevo.

Horas después y ya en su hogar, mientras Jaime se cambiaba de ropa para dormir sintió que su pene le ardía y vio que su color había cambiado a un rojo intenso. El ardor lo obligó a buscar agua para lavarse, pero eso no logró apaciguar su molestia, cada vez más notoria. Tuvo que acudir a la Cruz Roja y asustado, avergonzado y temeroso frente al doctor, recibió el diagnóstico: “Padece usted alergia al látex”.

El médico le prescribió un tratamiento y le aconsejó extremar las precauciones ante el contacto con objetos elaborados con látex, empezando por los preservativos, y advirtiéndole que una reacción alérgica podría incluso provocarle la muerte.

ALERGIA AL MATERIAL, NO AL PRODUCTO

El látex es una goma natural que proviene de la savia lechosa del árbol Hevea brasiliensis, la cual tras un proceso de trasformación se convierte en múltiples productos entre los que destacan guantes de goma domésticos (como los que se emplean para lavar trastes) o profesionales (como los usados por los cirujanos en operaciones quirúrgicas), balones de goma, globos, caretas, cánulas, mangueritas de aparatos de presión arterial, sondas y por supuesto, condones.

Los síntomas de la alergia a este material van desde ojos llorosos, rojos (a veces con comezón), mucosidad nasal, estornudos, tos, erupción cutánea o urticaria, opresión en el pecho, y hasta un amenazante choque anafiláctico (falla en la circulación) que puede ocasionar la muerte.

No existe un tratamiento curativo para la alergia al látex y es importante que quienes la padecen tomen medidas preventivas y no se expongan al contacto. Con todo lo anterior, si alguien descubre que es alérgico seguramente se sentirá alarmado y temeroso, y es probable que crea tener prohibido utilizar condones, a fin de no poner en riesgo su salud. No obstante, se debe tomar en cuenta que la hipersensibilidad es hacia el látex, no hacia los preservativos en sí, pues afortunadamente éstos también se fabrican en otro material.

LA SOLUCIÓN: POLIURETANO Y POLYISOPRENO

Los condones de látex se ofertan en múltiples presentaciones. Los hay de sabores, colores naturales o fosforescentes. Se venden en farmacias, supermercados, gasolineras, tiendas de conveniencia y sex shops; se consiguen hasta regalados por las instituciones sanitarias de cada país.

Pero no son los únicos preservativos en el mundo. Quien presenta alergia al látex tiene la opción de recurrir a los elaborados con poliuretano, que es un polímero hipoalergénico y cuenta con numerosas ventajas: son más delgados, por lo que la sensibilidad pene-vagina se ve favorecida. Si se requiere de lubricarlos para facilitar la penetración, igual se les puede untar vaselina o crema de bebé, que con gel a base de agua, pues estas sustancias no los atacan como pasa con los de látex, que pueden llegar a romperse.

Tanto los condones de látex como los de poliuretano ofrecen la misma protección contra las enfermedades de transmisión sexual y para evitar el embarazo. Al leer esto quizá se pregunte por qué entonces los segundos no son tan conocidos: la respuesta es el precio, pues el látex es considerablemente más económico. En México la popular marca Sico promueve la venta del Thermaxx Skin 0.02, que llega a costar arriba de 70 pesos en un paquete con sólo dos preservativos.

Por desgracia, la ignorancia sobre salud sexual en México es aplastante. En muchas farmacias ni siquiera saben que existen los condones de poliuretano y el personal de ventas de estos productos a menudo rechaza proporcionar información sobre ellos, por temor, ignorancia o negligencia. Tal situación hace que en algunas ciudades del país la única posibilidad para adquirir estos preservativos sea a través de Internet.

Por otro lado, existe la alternativa de usar el condón de polyisopreno (que otorga la misma seguridad), un tipo de látex sintético que no contiene las proteínas del natural y por lo tanto no causa alergia. No se vende en México, pero se comercializa por la web.

Este novedoso preservativo ofrece mejor capacidad a quienes practican ‘sexo fuerte’, incluyendo la penetración anal. Brinda la sensación de no estar utilizando condón y una máxima protección contra enfermedades venéreas y acción anticonceptiva efectiva. La página www.undercovercondoms.com tiene a la venta todas los tipos de preservativos que existen en el mundo.

SEA PRECAVIDO

Hay que aclarar que las reacciones alérgicas se presentan indistintamente en varones y mujeres. Cualquiera puede desarrollar hipersensibilidad al látex, de hecho es una enfermedad que cada vez gana más terreno, si bien lo común es que las molestias se presenten en personas que diariamente tienen contacto con productos elaborados de este elemento; igualmente, quienes se han sometido a varias intervenciones quirúrgicas pueden llegar a presentar la alergia, así como aquellas personas sensibles al plátano o el aguacate, pues las proteínas del látex se parecen a las de estos alimentos.

Una vez que alguien presenta una reacción al látex, es fundamental que no sólo evite los preservativos de este material, sino que lleve siempre consigo una pulsera médica donde informe su alergia, pues ello puede ser vital en caso de que sufra algún percance que implique atención en un hospital, por el posible contacto con guantes, ampolletas -en su mayoría vienen con tapa de látex-, e incluso el ‘hulito’ de algunas jeringas. En fin, una y mil precauciones, pues desafortunadamente la alergia no desaparecerá e incontables artículos en nuestro mundo están construido con derivados del látex: las llantas de su automóvil, las tapas de caucho de los cosméticos que usted compra con frecuencia... Hay que extremar las precauciones.

Recuerde que si padece algún tipo de alergia, por pequeña que esta sea, es preciso que pida ayuda a su médico de cabecera, él sabrá cómo atenderlo profesionalmente. Sobre todo tenga presente que ser sensible al látex no le impide utilizar condones, sólo requerirá un poco más de inversión en tiempo y dinero, pero vale la pena ya que ello le permitirá disfrutar tranquilamente su vida sexual.

www.sexologosilvestrefaya.com

RECOMENDAMOS
Ordenar en línea Edición impresa + Internet
pulse: a para ver nota anterior, s siguiente, i para ir al inicio, f para ir al final.

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
Síguenos en:

Hay 334 usuarios registrados en línea. »IR AL CHAT