Espectáculos lunes 10 de nov 2003, 11:22am - nota 13 de 17

La muerte sorprende a Eduardo Palomo

Por:


Agencias

MÉXICO, DF.- La noticia no pudo ser menos sorpresiva. Un matinal de TV Azteca, en México, anunciaba el fallecimiento del actor Eduardo Palomo, el eterno “Juan del Diablo”, quien murió la noche del sábado de un paro cardíaco en el restaurante Lala’s de la ciudad estadounidense de Los Ángeles, mientras cenaba con unos amigos.

Aquiles Enríquez, su representante, dijo que el actor fue atendido de inmediato por los paramédicos del lugar, quienes le aplicaron resucitación cardiopulmonar, pero tras 45 minutos de intentar revivirlo sin éxito, fue declarado muerto.

Los restos del famoso actor fueron cremados y serán trasladados a México.

Fuentes cercanas a la familia del actor confirmaron que se decidió enviar los restos de regreso a su país de origen en donde será objeto de reconocimientos.

Se indicó que hoy representantes de la organización de Cienciología en Los Ángeles le organizarán un homenaje póstumo a quien fuera un firme defensor de esta corriente. El actor, que radicaba en Los Ángeles desde hace más de cinco años junto con su esposa, Carina Ricco, y sus dos hijos, Fiola, de seis años, y Luca, de cuatro, hace unas semanas estuvo en México en la promoción de su última película El Misterio del Trinidad, en la que actuó al lado de Rebecca Jones. Permaneció tres semanas para preparar la puesta de Una Pareja con Ángel, obra teatral de su autoría que presentaría en México y Estados Unidos, dirigida por él mismo.

Palomo tenía contemplado ser el anfitrión de una fiesta latina que organizaba el Festival de Cine Americano, el día de ayer, por lo que se encontraba reunido con varios amigos cuando lo sorprendió la muerte.

El deceso del mexicano consternó no sólo al mundo artístico nacional, sino también al latino que vive en Estados Unidos.

Personalidades que están en Estados Unidos como Diego Luna, Ana Claudia Talancón, Diego Verdaguer y Amanda Miguel, manifestaron su consternación e incredulidad.

Una de sus recientes apariciones en el mercado americano fue con la serie de televisión King-pin, al lado de María Conchita Alonso.

También Palomo dirigió un cortometraje titulado Cojones, el cual ganó varios premios en diferentes festivales.

El reconocido histrión dejó pendiente la filmación de la película Ánima Solitaria, en donde sería dirigido por Ernesto Medina (hermano de Ofelia), con quien también trabajó en Gertrudis Bocanegra.

La cinta, en la que compartiría créditos con Marisol Padilla, Ofelia Medina e Ignacio Guadalupe, entre otros, está enmarcada entre los años de 1893 a 1913 y aborda la historia de una mujer a la que por equivocación confunden con una santa, informó el director.

Palomo haría el papel de Eduardo, un reportero que viaja por todo el país en busca de la noticia en el México revolucionario. Aunque el filme aún no se rueda porque no ha reunido el financiamiento, Palomo ya había aceptado el papel y estaba entusiasmado con hacerlo. Asimismo se había manejado la probabilidad de regresar a las telenovelas, para hacer la secuela de Corazón Salvaje.

Bajo la maldición

Pocos actores llegan a ser marcados toda su vida por un personaje. María Rubio, con o sin el parche en el ojo, siempre será Catalina Creel (Cuna de Lobos). Ernesto Alonso, sin hacer magia negra, será recordado como Enrique de Martino (El Maleficio).

Pero quizá ningún galán podrá arrancar tantos suspiros como Eduardo Palomo, mejor identificado por sus seguidoras desde 1993 como “Juan del Diablo”.

Y es que contrario a lo que pasó con Enrique Lizalde, el primero en interpretar el papel escrito por Caridad Bravo Adams en la novela homónima, Palomo fue marcado de por vida por ese cabello largo, la fuerza y valentía de un héroe poco común y ante todo, el erotismo que María Zarattini le proveyó al personaje y el cual causó revuelo no sólo en México, también en países como Italia, España, Rusia y en general en América Latina.

“Cada uno en su época fue Juan del Diablo”, aseguró Zarattini, entrevistada vía telefónica, “obviamente, la manera de actuar ha cambiado con el paso del tiempo, pero tan bueno fue uno como el otro. Creo que Palomo tuvo la ventaja de vivir la época de exportación de telenovelas, por eso pudo ser un ídolo en Italia”.

Nunca pudo arrancarse del alma ese papel. Prueba de ello es que aunque tenía la propuesta de Epigmenio Ibarra y Jim McNamara, directivos de Argos Comunicaciones y Telemundo, respectivamente, para estelarizar Rumberas, al lado de Itatí Cantoral, Eduardo Palomo todavía estaba en pláticas para realizar la segunda parte de ese Corazón Salvaje tan solicitado por las féminas.

“Si yo intento escapar de Juan del Diablo, ese personaje se va a hacer más grande. Es como un perro, cuando más corres, más se te echa encima (...) Creo que el siguiente personaje que haga debe ser del impacto y la calidad suficientes como para que ese sea el nuevo recuerdo que la gente tenga de mí”, decía Palomo.

No obstante, ni 33 obras teatrales, 20 telenovelas o diez películas, podrán borrar de la memoria de sus seguidoras la imagen de Juan del Diablo, el mismo que hace casi una década les arrancó suspiros y al mismo tiempo las hizo enfurecer de celos, cuando propinaba uno de sus apasionados besos a alguna de sus coprotagonistas en Corazón Salvaje: Edith González o Ana Colchero.

MUY ASEDIADO

Palomo era uno de los actores más consolidados de México y más admirados por el público femenino en la pequeña pantalla.

ESTUDIOS: El actor realizó sus estudios de primaria, secundaria y preparatoria en el Instituto Juventud. Luego estudió un año de Diseño Gráfico en la UNAM, pero decidió dejarlo y dedicarse a la carrera artística.

CARRERA: Comenzó en el instituto Andrés Soler, fue alumno de Julio Castillo y estudió un año de canto con Julio Julián. También aprendió jazz, estudió expresión corporal y finalmente ingresó al Centro de Capacitación de Televisa.

TEATRO: En 1974 inició su carrera teatral con la representación cómica Los Diez Mandamientos. Al año siguiente en la comedia musical infantil Mi Dulce Sueño y desde allí participó en 33 obras de teatro ya sea como actor, asistente de producción, escritor, director, escenógrafo.

RECONOCIMIENTOS: Obtuvo un primer lugar en el concurso musical Festival de Música San José como cantante, pianista y guitarrista; más tarde se presentó en varios conciertos con la Banda de Música de Ciudad Satélite, tocando el corno francés.

CINE: Realizó diversas películas en las que se destacan Rojo Amanecer, La Mujer de Benjamín y la reciente Crónica de un Desayuno donde interpretó a un trasvesti. En 2001 filmó El Misterio del Trinidad de José Luis García Agraz, donde compartió créditos con Rebecca Jones.

TELEVISIÓN: Participó en comerciales, condujo programas culturales, incursionó en programas cómicos y en 19 telenovelas: La Pícara Soñadora, Morir Dos Veces, Huracán, la multipremiada Corazón Salvaje, Ramona, Triángulo y muchas más.

MÚSICA: En noviembre de 1993, paralelamente a su trabajo en televisión, realizó su primera incursión discográfica presentando Mover el Tiempo con singular éxito.

CIENCIA: Desde hace años se dedicó al estudio de la Dianética y la tecnología de Cienciología, cuyo fundador es L.Ronald Hubbard. Por dar a conocer esta tecnología, recibió junto con su esposa Carina la Medalla de la Libertad.

No quería morir haciendo telenovelas

El fallecido actor mexicano Eduardo Palomo fue uno de los más populares de la televisión de su país en la década de los noventa, pero logró dar el salto al cine y prefería no volver al mundo de las telenovelas.

“Hace cinco años vi que la televisión (mexicana) caía en una gran crisis de calidad y yo me dije: ahí nos vemos, yo voy para otro lado, no me interesa”, declaró el actor en una entrevista realizada durante su última visita a México.

“Como actor nací de otra forma y no quiero morir con ese sistema (TV). Me parece una forma muy degradada de morir”, explicó Palomo en una entrevista hace dos semanas, cuando estuvo en México para promover la cinta El Misterio del Trinidad.

“Las telenovelas de ahora, tanto de Televisa como de Televisión Azteca no tienen un balance además de que las historias están mal porque el guionismo en este país está muy descalabrado”, aseguró.

En su reciente visita, el actor explicó que le había tocado mucho la trama de El Misterio del Trinidad, pues entre su personaje y él habían varias similitudes y éste le había ayudado a sacar sus demonios. “Yo tenía trece años cuando mi papá se fue, literalmente se fue. Durante dieciséis años no supe de él, sólo sabía que andaba cazando avestruces en la pampa Argentina, pues se fue con una argentina y desapareció”, explicó el actor.

Precisó que cuando salió de México en busca de otros horizontes, descubrió que sí tenía un valor internacional y comenzaba a trabajar para tener una carrera fuera de su país.

Eduardo Palomo dijo ser un hombre completo y feliz, pues tenía lo más preciado para un hombre: su familia.

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
pulse: a para ver nota anterior, s siguiente, i para ir al inicio, f para ir al final.

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000mundo asombroso
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
Síguenos en:

Hay 273 usuarios registrados en línea. »IR AL CHAT