Sucesos jueves 26 de nov 2009, 4:33pm - nota 3 de 5

Pasa niño autista 11 días perdido en el metro de NY

Por: EFE/Nueva York, EU.


La familia mexicana Hernández García tiene una razón más para celebrar el día de Acción de Gracias, luego de que su hijo de 13 años fuera encontrado en una estación de metro de Nueva York, once días después de haber sido reportado como desaparecido.

"Su abuela y tías van a venir a la casa, vamos a ir a la iglesia a dar las más grandes gracias a Dios porque mi hijo está conmigo nuevamente", dijo Marisela García, madre de Francisco Hernández, un menor que padece del síndrome de Asperger, un tipo de autismo.

El niño pasó once días perdido en el sistema metropolitano de trenes de Nueva York, yendo de un lado a otro, durmiendo largas siestas sobre su mochila escolar, usando los baños de las estaciones y comiendo dulces, bolsas de patatas fritas, soda y agua.

El síndrome que padece Francisco es un trastorno profundo del desarrollo cerebral caracterizado por deficiencias en la interacción social y coordinación motora, e inusuales y restrictivos patrones de interés y conducta.

"Es bastante fuerte lo que acabo de pasar. No deseo a ningún padre que pase por lo mismo", señaló García, quien dijo estar muy agradecida a toda la gente que le ayudó en unos momentos tan difíciles, así como al Consulado de México en Nueva York.

El niño no regresó a casa, tras salir de la escuela de Brooklyn a la que asiste, por temor a una reprimenda.

Aunque la escuela no ha hecho comentarios, el niño explicó después de ser encontrado que no había completado una tarea escolar y que le habían regañado por ello.

Cuando ese día llamó a su madre para decirle que iba de camino, ésta le comentó que quería hablar seriamente con él, porque habían llamado de la escuela.

Ese día, su esposo acudió a la estación del tren donde se suponía que debía llegar el niño a la salida de la escuela, mientras que su madre esperaba en su casa con su hija de nueve años.

Según explicó a Efe García, luego de la medianoche, acudieron a la Policía, pidieron ayuda al Consulado de México, llamaron a los hospitales y prepararon carteles con la foto y nombre de su hijo para distribuirlos por la ciudad.

La madre reconoció que al ver que Francisco no llegaba estaba atemorizada porque el pasado enero, también después de haber tenido un problema en la escuela, el niño permaneció desaparecido durante cinco horas, en las que también estuvo viajando en los trenes.

En esta ocasión, con la tarjeta Metrocard con la que se pagan los viajes en trenes y autobuses en la Gran Manzana y con sólo diez dólares en el bolsillo, el niño comenzó su travesía, mientras sus desesperados padres, familiares y amigos no descansaban en su intento por encontrarlo.

García cree que la Policía no dedicó al caso suficientes esfuerzos porque se trata de una familia de inmigrantes y está convencida que habría sido diferente si se tratara de una "blanca" (estadounidense) no hispana.

La Policía rechaza el argumento y asegura que desde el principio entrevistaron a los responsables escolares y facilitaron a sus agentes la descripción del menor, que fue localizado en una estación del tren en Coney Island, sucio y con menos peso.

Un agente que vio al niño con la descripción del que buscaban le preguntó si era Francisco Hernández, a lo que éste contestó afirmativamente y confesó que había quitado la batería a su teléfono móvil para no ser localizado.

García, que nació en Ciudad de México y creció en Puebla, dijo a Efe que el día en que encontraron a Francisco, se dirigía a Manhattan a poner más carteles con la foto de su hijo.

"Mi esposo me llamó y me preguntó '¿vas a poner más carteles? Le dije que sí y me contestó que no lo hiciera, que el niño ya estaba en la casa", recordó con voz entrecortada.

Emocionada, añadió que "no podía creer lo que estaba viendo. La gente me decía tantas cosas que a veces ni sabía dónde tenía la cabeza. Mi esposo me decía 'ten calma' y yo le decía que no podía porque para una madre un hijo es lo máximo y cuando no lo tienes es como si perdieras algo de ti".

Esta mujer, que vive en Nueva York desde hace cerca de 15 años y también aquí conoció a su esposo -natural de Puebla-, dijo además que cambió al niño de la maestra que tenía porque lo presionaba mucho.

"Cuando el doctor le preguntó al niño por qué lo hizo, él dijo que la maestra lo hacía sentir como un idiota, un estúpido y un burro", indicó la madre, quien dijo haber luchado con la escuela para que se entendiera la condición de su hijo.

RECOMENDAMOS
Ordenar en línea Edición impresa + Internet
pulse: a para ver nota anterior, s siguiente, i para ir al inicio, f para ir al final.

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
Síguenos en:

Hay 712 usuarios registrados en línea. »IR AL CHAT