EDITORIAL sábado 24 de oct 2009, 4:16am - nota 8 de 10

La Didáctica en Educación Superior

Por: ROLANDO CRUZ GARCÍA


Cabe reconocer que la didáctica de la educación superior, es decir, la forma en que se trabaja en las aulas universitarias, es una de las didácticas particulares más complejas y de más reciente tratamiento científico.

La práctica de la enseñanza en licenciatura y posgrado, ha sido sistematizada en los centros universitarios desde el siglo XIII en Europa, y en América Latina desde el siglo XVII y ha centrado su interés en las ciencias y creado el mito de ser la única capaz de satisfacer la necesidad de la formación de intelectuales y especialistas. Este criterio ha trascendido más contemporáneamente a la formación de profesionales.

Bajo este devenir, los docentes de las universidades se fueron formando el concepto de que no requerían de la pedagogía o de la didáctica para desenvolverse como tales. Desde entonces ha privado la idea errónea de que el estudio de las teorías y metodologías de la enseñanza y el aprendizaje (que envuelven a los conceptos educativos), son innecesarios para ser profesores de "profesional" en una imagen discriminatoria de la práctica docente, más bien basada en la intuición y el espontaneísmo, con el consiguiente perjuicio para la formación de profesionales.

Es importante detenerse a reflexionar sobre el hecho de que la preparación pedagógica y psicológica del docente es inversamente proporcional al nivel de escolaridad que ofrece. Así, el docente de preescolar y primaria recibe en la mayoría de los países una formación más apropiada y sistematizada y en muchos de los casos su escolaridad alcanza el nivel de licenciatura; mientras que la preparación del profesor de nivel medio (secundaria y preparatoria) oscila entre una formación de técnico medio o normalista o en ocasiones de licenciatura sin ninguna preparación pedagógica. En tanto, el docente de nivel superior, si bien puede tener hasta posgrado, no recibe formación pedagógica alguna y sólo en muy contadas ocasiones hace vida pedagógica, es decir, de capacitación e investigación en el centro universitario como parte de su condición profesional, personal y docente.

Esta realidad hace más necesario aún el conocimiento de la didáctica de la educación superior y de la investigación en este campo, ya que de ellas depende, en buena medida, la efectividad de la formación de los estudiantes, en los que descansará el futuro del desarrollo social, científico, tecnológico, cultural, político y educativo de un pueblo.

La educación superior se dirige a la formación de profesionales, no de eruditos ni de empíricos artesanos y debe hacer coincidir el desarrollo individual con el profesional y el social. Hoy día no se trata de formar en la universidad un científico puro, un teórico o un superespecialista.

La educación universitaria tiene que dar respuesta a las exigencias sociales de la época; a egresar profesionales que conozcan su realidad y contribuyan a darles solución a sus problemas y desafíos, y a contribuir con el progreso.

De ello se desprende la urgencia de reflexionar sobre el currículum universitario, reflexión que clama por el dominio técnico-didáctico de los docentes, quienes están llamados a ser los principales protagonistas de este proceso que naturalmente influye en el destino de los pueblos. Es aquí en donde el proyecto curricular universitario cobra especial relevancia.

El currículum es un término polisémico, que se refiere en algunos casos al plan de estudios, en otros a los programas, al contenido de la enseñanza o la guía para la acción. Pero si abandonamos las interpretaciones reduccionistas, lo debemos concebir como proyecto alternativo, que con carácter de proceso elabora el profesor en la dinámica de su trabajo teórico y práctico. (Álvarez, Rita, Cuba, 1994.)

El currículum, es un proyecto educativo que debe permitir la producción de conocimientos en los alumnos y en el propio profesor sobre sus procesos de enseñanza-aprendizaje, rectificando la práctica profesional e incorporando nuevas teorías.

Si bien es cierto, el currículum no es la ciencia didáctica, y ésta rebasa al primero; los principios, teorías, componentes y regularidades didácticas son la base teórica y metodológica que se particulariza en el proyecto curricular.

En las aulas universitarias los profesores enseñan como les enseñaron, y normalmente repiten el modelo de profesor que mejor les enseñó, del que más aprendieron o del que más "lata" les dio. Por ello es necesario reconocer que un número importante de profesores de nivel superior, son profesionistas de diversas disciplinas que, de manera fortuita, circunstancial y hasta intencionada, se han incorporado a labores docentes; normalmente sin una preparación pedagógica previa y seguramente con necesidad de recibir dicha capacitación.

Este profesorado generalmente se desempeña bajo esquemas tradicionales que fueron introyectados o tomados como ejemplo de sus mejores maestros.

Los profesores universitarios que ya se encuentran en servicio y frente a grupo, aceptan que requieren de formación docente, pero desconocen cómo transitar hacia un profesor realmente formado; incluso muchos de ellos, comprometidos con su labor, buscan estudios de posgrado en educación que les ayuden a complementar su formación. Sin embargo, no saben o no les queda claro cómo convertirse en un profesor universitario competente.

En la siguiente entrega ¿cómo formar un docente de nivel superior competente didácticamente?

Agradezco sus comentarios a:

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
pulse: a para ver nota anterior, s siguiente, i para ir al inicio, f para ir al final.

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
Síguenos en:

Hay 233 usuarios registrados en línea. »IR AL CHAT