Cultura miércoles 29 de abr 2009, 8:26am - nota 1 de 5

LAS PALABRAS TIENEN LA PALABRA

Por: JUAN RECAREDO


ES TIEMPO DE ANDAR "A LA CARRERA"

Oiga usted: a este ritmo que estamos viviendo, un ritmo de 3 x 8 (como diría un bailarín), pues como que las cosas están sucediendo demasiado rápidamente y ya no nos da tiempo ni de disfrutar lo disfrutable, que es mucho, pero por la misma prisa que traemos un día sí y otro también, se nos pasa "de noche". Ni modo. Éste es el tiempo que nos ha tocado vivir.

Una buena manera de ahorrar tiempo en la escritura -y a veces también en el hablar- es usar las iniciales. Si usted leyó alguna vez la novela "El Amante de Lady Chatterley", sabrá que su autor fue D.H. Lawrence. Quiero decirle que esta novela, en su tiempo causó mil y un escándalos porque estaba demasiado explícita a la hora de describir ciertos lujuriosos pasajes, que si usted los lee a la luz del criterio actual, se muere... pero de risa. La novela ahora nos parece casi tan ingenua como el Catecismo del Padre Ripalda.

A lo que quería llegar y no podía, es a que al escritor D.H. Lawrence todo mundo lo conocía por sus escándalos, pero si preguntaba uno el significado de sus iniciales, creo que ni su mamá (la mamá del escritor, no la suya, querido lector) yo creo que ni su mamá lo sabía.

La verdad es que se llamaba David Herbert pero todo mundo lo conocía por Deache (D.H.) ¡Hola Deache, cómo te va! ¡Quihubo Deache, ¿qué andas haciendo?! Oye Deache, no es por nada pero se me hace que ahora sí te fuiste hasta el baño con tus comentarios... y cosas por el estilo, con Deache por aquí y Deache por allá...

Entre nosotros no tanto, pero en Estados Unidos, donde tienden a simplificarlo todo, el uso de las iniciales en lugar del nombre, es algo muy común. Incluso creo que un presidente que se respete y quiera que lo respeten, debe tener por ahí alguna inicial intermedia como John F. Kennedy o Dwight D. Eisenhower, iniciales cuyo significado eran Fitzgerald y David respectivamente.

En el caso de Harry S. Truman me sorprendió saber que la S. intermedia no significaba nada. Sus padres seguramente se lo pusieron nada más por afán de protagonismo, algo que el tal Harry logró con creces, pues fue el Presidente que decidió el lanzamiento de la bomba atómica en Nagasaki e Iwoshima.

Franklin D. Roosevelt tuvo la inmensa suerte de no haber nacido en México porque la D significaba Delano y con ese apellido, aquí se lo hubieran albureado hasta la ignominia. Las iniciales, en fin, son abreviaturas que generalmente interpretamos por el contexto en que se presentan. Por ejemplo tenemos el caso de los números cardinales podemos darnos cuenta fácilmente que el N.E. es el noreste y que el S.O. es el sudoeste.

La H. se utiliza para destacar el concepto de heroicidad, asociado al nombre de algunas instituciones públicas como el H. Colegio Militar o el H.H.H. Puerto de Veracruz. En otros casos, más que heroicidad, la H se refiere a honorabilidad, como puede ser el H. Ayuntamiento al que, en muchos casos, más que una forma de reconocimiento, sirve para estarle recordando a la gente que está en la Administración Municipal que hay qué portarse bien y con decencia. La única duda que me queda es que, si las abreviaturas son para hacer más breve el lenguaje, ¿por qué abreviatura es una palabra tan larga?

ESCRÍBALE A DON JUAN RECAREDO: Escriba a mi correo electrónico y plantee las dudas que tenga acerca de los usos del lenguaje. Con todo gusto trataré de aclararlas. La dirección de correo electrónico es donjuanrecaredo@gmail.com

PREGUNTA DEL PÚBLICO: ¿Qué significa la palabra ídem? ¿Es alguna unidad de tiempo? Me pregunta Lidia, de Tlaxcala.

RESPUESTA: Ídem es un vocablo latino que significa "lo mismo". Se usa para evitar la repetición de palabras. Por ejemplo: Necesito saber la edad del Sol, ídem de la Luna y los planetas. En ese caso ídem sustituye a "necesito saber también la edad de...".

Para terminar, el epitafio que hizo poner Groucho Marx en su tumba: Perdonen que no me levante... ¿Cómo dijo? ¡LAS PALABRAS TIENEN LA PALABRA!

RECOMENDAMOS
Ordenar en línea Edición impresa + Internet
pulse: a para ver nota anterior, s siguiente, i para ir al inicio, f para ir al final.

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
Síguenos en:

Hay 1124 usuarios registrados en línea. »IR AL CHAT