Salud martes 2 de dic 2008, 2:23pm - nota 1 de 1

Verdades de la vejiga hiperactiva

Por: Silvia Ojanguren/EL UNIVERSAL.
Los pacientes de vejiga hiperactiva orinan más de ocho veces al día.


AUMENTA CON LA EDAD Y ES MÁS FRECUENTE EN LAS MUJERES

Los médicos la definen como vejiga hiperactiva y no es otra cosa que la imperiosa necesidad de orinar frecuentemente.

Un descontrol de origen neurogenético o una consecuencia de ciertas enfermedades infecciosas llega a provocar el mal de la vejiga hiperactiva, que provoca urgencia en orinar recurrentemente.

Nadie sabe con exactitud a cuánta gente alcanza el malestar, pero algunos datos médicos indican que afecta a cerca de 17% de la población.

Se sabe que el padecimiento aumenta con la edad y es levemente superior entre las mujeres.

Es un síndrome que genera incomodidad, molestia y, en muchos casos, vergüenza.

Aguas con sus efectos

Este descontrol, nos mencionan especialistas del tema, llega a causar cambio en el estilo de vida, problemas de pareja y tensión en las relaciones sociales y familiares, escenario en el que el paciente se sumerge en un estado de vergüenza y baja autoestima por el temor de vivir momentos bochornosos por las constantes ganas de orinar.

¿De qué se trata?

“La vejiga hiperactiva puede ser provocada por enfermedades neurológicas (neurogénica) o en algunos casos se desconoce la causa, llamándose idiopática”, explica José Luis Campos Contreras, especialista en Urología y profesor adjunto de Nosología y clínica de Urología en la Escuela Médico Militar.

A diferencia de la incontinencia, en la que la persona no puede controlar la salida de orina ante un esfuerzo, la vejiga hiperactiva provoca ganas urgentes y continuas de ir al baño, pero la micción es dominable. Afecta tanto a hombres como mujeres de todas las edades.

El especialista señala que los pacientes de vejiga hiperactiva orinan más de ocho veces al día, tienen urgencia incontrolable por ir al baño y muchas veces lo que ocasiona es una pérdida de micción mientras llegan al baño, lo que causa alteraciones en su estilo de vida.

Cierre hermético

La detección y diagnóstico de este trastorno se está haciendo cada vez más frecuente en la práctica urológica. Una de las alternativas más usadas era la medicación oral, pero a partir de múltiples estudios clínicos, un grupo importante de pacientes que no respondían a esta terapia comenzaron a tener resultados alentadores con la aplicación de toxina botulínica tipo A, botox.

La toxina botulínica tipo A indicada para combatir problemas de vejiga hiperactiva ayuda a prevenir las contracciones involuntarias que provocan la pérdida de orina y permite que ésta se vacíe cuando el paciente la comprime normalmente.

Permite además disminuir efectos secundarios causados por los medicamentos orales (somnolencia, boca seca y pérdida de memoria, entre otros), y favorece el apego al tratamiento, ya que la aplicación de botox, en la mayoría de los casos, se realiza una o dos veces al año.

Se calcula que sólo 18% de los pacientes que inicia el régimen con un medicamento oral lo continúa por más de un año.

Además de su uso cosmético, la toxina está autorizada para más de 14 indicaciones diferentes, las cuales incluyen tratamiento de la espasticidad, manejo del dolor, apoyo en la rehabilitación de personas con parálisis cerebral infantil, distonía y esclerosis múltiple, entre otros.

RECOMENDAMOS
Ordenar en línea Edición impresa + Internet
pulse: a para ver nota anterior, s siguiente, i para ir al inicio, f para ir al final.

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
Síguenos en:

Hay 1110 usuarios registrados en línea. »IR AL CHAT