Deportes miércoles 22 de oct 2008, 8:43am - nota 11 de 27

Recuerdos del Ayer

Por: Sergio Luis Rosas


Un argentino rentable

En la temporada 1971-1972 llegaron al desaparecido equipo Laguna cuatro jugadores argentinos: Héctor “Bambino” Veira. Alberto Rendo, Juan Carlos “Pistolas” Vázquez y Miguel Ángel Micó, siendo este último el que más tiempo estuvo en la Ola Verde y “echó raíces” en la Comarca.

Al inicio de la década de los años setentas hubo un gran éxodo de futbolistas argentinos a México, debido a una recesión que ocasionó la ausencia de Argentina en el Mundial de México 1970, ya que había sido eliminada por Perú.

Los equipos mexicanos contrataron grandes figuras del futbol argentino y el Laguna no fue la excepción. La directiva envió a tierras pamperas a don Francisco Dávila Guajardo y a José Ganz para que trajeran refuerzos, habiendo logrado primero la contratación de Héctor “Bambino” Veira y Alberto “Toscano” Rendo, quienes llegaron a La Laguna procedentes del equipo Huracán, con un gran historial en el futbol argentino cada uno de ellos.

Enseguida llegó el medio volante Juan Carlos “Pistolas” Vázquez, quien venía del equipo Platense y jugó tan sólo unos cuantos partidos en el Laguna, ya que el técnico José Moncebáez consideró que era más necesario un extremo izquierdo rápido que le pusiera centros a Héctor “Bambino” Veira.

Fue el propio entrenador quien le pidió consejo a Veira, el cual recomendó a Miguel Ángel Micó, en ese entonces extremo izquierdo del equipo Ferrocarril Oeste, quien disputaba la titularidad con Roberto Marcelo Salomone, el cual también vino a México y tuvo grandes temporadas con los Esmeraldas de León.

Miguel Ángel Micó llegó en la séptima fecha de la temporada 1971-1972 y de inmediato debutó. En su primera temporada contribuyó con excelentes servicios para que Héctor “Bambino” Veira anotara 11 goles. Micó fue el jugador argentino, de los cuatro en mención, que más tiempo estuvo en el Laguna, con más partidos jugados, goles anotados y asistencias.

Cuando era necesario que jugara de defensa lateral izquierdo lo hacía con gran profesionalismo, como en aquel partido contra Chivas en la primera jornada de la temporada 1974-1975, en el cual tuvo un gran desempeño y contribuyó a que la Ola Verde ganara de visitante 3-0 al Guadalajara, con dos goles del jugador lagunero Manuel Martínez y otro del brasileño Carlos Eloir Peruci.

Miguel Ángel Micó fue un jugador con liderazgo, que siempre tuvo atenciones para los jugadores jóvenes, tanto adentro como afuera de la cancha, les enseñaba cómo pegarle al balón, la técnica de recepción y el recorrido por banda izquierda.

Le gustaba jugar de primer toque, apretar en el último cuarto de la cancha, desbordar y buscar la línea de fondo para enviar el centro preciso que remataba certero Héctor “Bambino” Veira, quien fue de los primeros en el futbol mexicano en festejar un gol trepándose al alambrado de la tribuna; en el desaparecido estadio de San Isidro lo hacía en la cabecera Norte, conocida como La Herradura.

Es digno de reconocer que la llegada de Héctor “Bambino” Veira, Alberto Rendo y Miguel Ángel Micó contribuyó a cambiar el estilo de jugar de la Ola Verde, con un buen tratamiento al balón y cambios de juego que lo hicieron más vistoso y efectivo.

La llegada de estos jugadores argentinos trajo consigo un mejor trato para los futbolistas mexicanos, ya que el equipo empezó a viajar en avión a plazas como Veracruz, Guadalajara y Ciudad de México.

Después de jugar Micó cuatro torneos largos con el Laguna, de 1971 a 1975, fue transferido al equipo Zacatepec, en donde militó otras dos temporadas, al término de las cuales regresó a la Comarca para trabajar como coordinador deportivo del entonces recién creado Campus Laguna del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), y de instructor de futbol en el Club Campestre Torreón.

Después de permanecer varios años en la Comarca regresó a Argentina para trabajar en fuerzas básicas en New Olds Boys, posteriormente en el Racing Club, en donde tuvo la oportunidad de dirigir al primer equipo y salvarlo del descenso en la temporada 2007.

Miguel Ángel Micó será siempre recordado por su entrega y profesionalismo en la cancha, así como por su caballerosidad y don de gentes.

¡Hasta el próximo miércoles!

RECOMENDAMOS
Ordenar en línea Edición impresa + Internet
pulse: a para ver nota anterior, s siguiente, i para ir al inicio, f para ir al final.

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
Síguenos en:

Hay 220 usuarios registrados en línea. »IR AL CHAT