Nacional viernes 10 de oct 2008, 3:31pm - nota 15 de 28

Tras el rastro de un falso ‘Che’

Por: El Universal/ México, DF.
UN DOBLE “Efectivamente, el investigado tiene parecido a Ernesto ‘Che’ Guevara, es de nacionalidad argentina y se llama Lorenzo Suárez, pero cambia su nombre por el de Sr. de la Peña, no mostró documentos de identidad excusándose de que está recién operado de la vesícula y que tiene el sistema nervioso alterado”. INVESTIGACIÓN DE LA DIRECCIÓN FEDERAL DE SEGURIDAD


Luego de la ‘desaparición’ de Ernesto Guevara de Cuba, se inició en México una investigación con el pretexto que se había internado en un hospital psiquiátrico

El “Che” Guevara llegó a México de incógnito para internarse en un hospital psiquiátrico en 1965. Ese fue el rumor que movió a Fernando Gutiérrez Barrios a abrir inmediatamente una investigación de la Dirección Federal de Seguridad (DFS) en octubre de ese año.

En ese momento el paradero del guerrillero argentino era desconocido después de que, en el mes de abril del 65, desapareció de la vida pública en Cuba. “Guevara estará donde le sea más útil a la revolución”, declaró entonces Fidel Castro a un grupo de reporteros que lo interrogaron sobre el destino del Che, pero una respuesta tan imprecisa prácticamente daba a entender que el argentino podía estar en cualquier parte. Incluso en México, donde había radicado en los años 50, preparándose para comenzar la revolución cubana.

Según documentos ubicados en la Galería 1 del Archivo General de la Nación, debido a aquel rumor la DFS comenzó a vigilar los hospitales psiquiátricos de la ciudad y al personal de éstos; después las indagatorias se extendieron a especialistas en neurología y a jóvenes argentinos residentes en México. El encargado de las primeras investigaciones fue uno de los agentes estrella de la DFS: Miguel Nazar Haro.

Las averiguaciones se concentraron en el Sanatorio Floresta, en Moneda 1, Tlalpan. Al parecer el doctor Luciano García Medina, subdirector de ese hospital privado, fue interrogado por agentes de la DFS quienes además revisaron los registros de la institución, pero no hallaron pruebas que sustentaran el rumor.

En ese momento el “Che” se encontraba realmente en África, rumbo al Congo vía Tanzania, pero el silencio prolongado inquietaba al Gobierno porque temía que el argentino estuviera organizando a grupos comunistas mexicanos.

En junio del 65 Castro desmintió públicamente que su camarada estuviera muerto y advirtió que su paradero se sabría “cuando el comandante quiera que se sepa”. Mientras eso ocurría en La Habana, en México las investigaciones continuaban.

El 17 de febrero de 1966 los agentes Esteban Guzmán Salgado y JR. Ponce Alcalá informaron: “Debido a que el doctor César Jiménez Brenes dijo en una ocasión que él tuvo bajo tratamiento a Ernesto ‘Che’ Guevara, el día de hoy se localizó a un enfermo que está sometido en su domicilio particular al tratamiento de este médico y por ser de nacionalidad argentina nos trasladamos a conocerlo.

“Efectivamente, el investigado tiene parecido a Ernesto ‘Che’ Guevara, es de nacionalidad argentina y se llama Lorenzo Suárez, pero cambia su nombre por el de Sr. de la Peña, no mostró documentos de identidad excusándose de que está recién operado de la vesícula y que tiene el sistema nervioso alterado”.

Los agentes investigaron en el Instituto Nacional de Migración las referencias del sospechoso y entonces se descartó que César Jiménez, alias César de la Peña, fuera en realidad el “Che” Guevara.

Por esas mismas fechas surgió otra versión del rumor original: que el “Che” no había llegado a México para un tratamiento psiquiátrico sino para uno neurológico porque estaba en riesgo de quedarse paralítico.

Sobre el tema, el neurólogo Manuel Sánchez Garibay fue uno de los interrogados por la DFS. De acuerdo con el informe redactado a partir de una entrevista con este médico, él afirmó que en una reunión de especialistas cierto colega comentó “que tendría que intervenir quirúrgicamente en el tratamiento que se le estaba realizando a Ernesto “Che” Guevara, ya que éste estaba a punto de quedarse paralítico”.

Ante los agentes de la DFS el doctor Sánchez Garibay incluso se aventuró a señalar a un tal doctor Millán como el médico del ‘Che’ en México, porque “aunque no es socialista, sí es comunista”, fue el razonamiento del hombre.

El doctor Millán al que se refería Sánchez Garibay muy probablemente era Alfonso Millán Maldonado, director del Sanatorio Floresta de Tlalpan, el lugar donde había empezado toda la investigación.

Quizá hubo otros interrogados y más sospechosos en los meses siguientes hasta que en octubre de 1967 se confirmó la noticia de la muerte del “Che” en Bolivia y los rumores quedaron finalmente aclarados.

De acuerdo con una hoja-testigo del archivo de la DFS, el expediente sobre la muerte del guerrillero fue retirado por Nasar Haro de su ubicación original.

RECOMENDAMOS
Ordenar en línea Edición impresa + Internet
pulse: a para ver nota anterior, s siguiente, i para ir al inicio, f para ir al final.

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
Síguenos en:

Hay 520 usuarios registrados en línea. »IR AL CHAT