EDITORIAL sábado 23 de ago 2008, 10:29pm - nota 7 de 9

La problemática educativa desde el profesor

Por: Rolando Cruz García


Son de todos conocidos los problemas que se enfrentan al inicio de cada ciclo escolar y que van desde las condiciones apresuradas con las que se presentan algunos alumnos, con padres de familia inscribiendo de última hora, hasta la falta de motivación de los estudiantes a quienes generalmente les parecen pocas las vacaciones.

Nos encontramos entonces con la necesidad de superar los obstáculos que se presentan en el trabajo como enseñante de contenidos programáticos y el papel de animador; animación en el sentido de motivar y generar expectativas adecuadas al trabajo escolar.

Esbozar una renovada figura profesional de educador-animador, en la que la función docente no es solamente transmisión de cultura, sino elaboración de la misma, estimulación hacia la participación y el aprendizaje, interés y atención hacia los contenidos pocas veces atractivos, todo ello con la meta de la formación humana.

Pareciera que reservar esta función a los animadores de profesión sería más fácil, pero por eso los profesores nos involucramos en tareas de actualización-formación con respecto a una serie de técnicas de acercamiento, socialización, liberación del miedo, sucesión lógica, de transmisión del objeto de estudio, de conocimientos variados, de concentración, de compromiso, de comunicación, y muchos otros etcéteras. Sin embargo, hay que dejar a los alumnos que resuelvan por ellos mismos sus inercias hacia el aprendizaje, sus resistencias a la escuela.

Ya lo manifestaba Rousseau en sus prolegómenos de la educación: “Poned los problemas a su alcance y dejádselos resolver. Que no sepa nada porque se lo habéis dicho, sino porque él mismo lo haya comprendido; que no aprenda la ciencia, que la invente”. (J. J. Rousseau en Emilio).

Esta posición permite superar la perdurable división entre animación y estudio, entre actividades libres y materias, entre juego y aprendizaje, entre lo formal y lo informal en el aula; hay que recordar que uno de los problemas de la educación formal es su propia formalidad.

Tal vez apoyada por posiciones progresistas, se continúan produciendo manuales de prácticas didácticas en las diferentes ramas de la animación: la dramática, audiovisual, musical, expresivo-figurativa, tecnológica y psicomotora, etc. como identificación extremista de la libre expresión de una praxis educativa revolucionaria, con comunicación didáctica, con el fundamento psicopedagógico de una cultura alternativa, con la higiene mental, con la experiencia descriptiva del pensamiento epistemológico y existencial moderno.

La animación no puede ser reducida a un conjunto de técnicas, se trata más bien de una intervención cultural dirigida a la renovación de la escuela, tanto por lo que se refiere a los procesos educativos como a la posibilidad de modificar las actitudes de los docentes y de los padres. Con la animación hay que intervenir no para aligerar las materias (por ejemplo dramatizando la historia) o simplemente para sustituir los viejos contenidos, sino para actuar de modo que se posibilite en el educando el desarrollo de capacidades críticas y creativas.

Creatividad, entendida como capacidad y necesidad de pensar en la realidad, no separando espíritu crítico y racionalidad del momento fantástico. La animación cultural debe ser introducida en un proyecto político-pedagógico de renovación de la escuela, de sus métodos, de sus contenidos, y en un proyecto educativo que contenga, entre los objetivos a alcanzar, no sólo capacidades cognitivas, sino también habilidades psicomotoras y comportamientos afectivos; que prevea actividades didácticas dirigidas a favorecer la expresión individual y de grupo mediante los diferentes lenguajes (verbal, escrito, paralingüístico, kinésico, icónico, audiovisual, musical, etc.) partiendo de la realidad socio-ambiental en la que crecen niños y jóvenes, para alcanzar una nueva apropiación y para realizar una posible intervención modificadora de las mismas.

El problema de la educación es un problema de soluciones prácticas y no de mero conocimiento teórico. El verdadero problema del pedagogo no es el de tener un sector de la educación más iluminado que antes, sino el de usar todos los instrumentos necesarios para iluminar todo el campo. La observación teórica de un objeto no estudia al objeto en su totalidad, sino sólo indica las ideas útiles para una elaboración teórica.

La psicología no estudia al hombre, sino el comportamiento del hombre; la sociología no estudia al hombre, sino su capacidad de relacionarse, etc. Esto, para indicar que para el hombre no es suficiente saber, (en cualquier conocimiento que sea), sino también comprender quién es él.

Consecuentemente, tanto la psicología como la sociología deben colaborar en la acción del educador que ha de arriesgarse en la tarea educativa, aún a sabiendas de exponerse a la equivocación; ante el riesgo no sólo se le pide prudencia y justificación, ya que riesgo no quiere decir locura o insensatez, sino iniciativa y avance.

Es preciso dialogar con el educando; sistema muy diferente al de los sermones y los rollos. El diálogo es ayuda y comprensión, es responsabilizar al educando frente a la libertad por él estimada. Los monólogos en la escuela son más que inútiles.

Las formas probadas por la escuela nueva para realizar la educación en la libertad son: la co-gestión, apta para la educación en general, en todos los niveles; lo que nos permite ser gestores todos del conocimiento y de las mejores condiciones para lograrlo. La autogestión (también llamada autoconocimiento), ensayable en la segunda etapa educativa y de posible implantación en el bachillerato, institutos y niveles universitarios.

La educación individualizada y personalizada, que atiende a las peculiaridades del sujeto y es partidaria de las bases antropológicas sobre las que descansa la educación centrada en la persona: la originalidad, iniciativa y libertad.

De esta forma, pueden abordarse los problemas educativos más allá de éste o aquel sistema teórico, simple y sencillamente porque se nos presenta un problema práctico que hay que resolver.

Agradezco sus comentarios a: rolexmix@hotmail.com

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
pulse: a para ver nota anterior, s siguiente, i para ir al inicio, f para ir al final.

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
Síguenos en:

Hay 482 usuarios registrados en línea. »IR AL CHAT