Durango lunes 31 de mar 2008, 8:06pm - nota 15 de 39

Preparados para mantener el orden

Por:
Las piezas que protegen el resto del cuerpo son útiles para los antimotines, pues la mayoría de los enfrentamientos son cuerpo a cuerpo.


SEGURIDAD | EL CUERPO ANTIMOTINES MANTIENE CONSTANTE PREPARACIÓN PARA CUANDO LOS NECESITEN

Aunque su actividad no es muy recurrente, están presente en situaciones donde no es necesaria su intervención

El Siglo de Durango

Los brotes de violencia en contra de la tribu urbana conocida como “emos” en distintas ciudades del país se observaron también en Durango. Entidades como Querétaro, Puebla y la Ciudad de México requirieron de la intervención de la policía antimotines para controlar las agresiones físicas por parte de grupos de rockeros, punketos, metaleros, entre otros, y pusieron en jaque a los cuerpos policiacos; en esta ciudad no fue la excepción, pues algunos elementos de Seguridad Pública batallaron para someter a los rijosos.

Entonces, se puso en duda la capacidad de respuesta de parte de esta corporación para actuar de manera inmediata cuando se presente este tipo de enfrentamientos, que se prevé que continúen vigentes. Pero la Dirección Municipal de Seguridad Pública (DMSP) se encuentra preparada para este tipo de confrontaciones a través de su cuerpo antimotines.

FUNCIONES

La creación del cuerpo antimotines de la DMSP se creó a la par de esta corporación policiaca, su función es prever los desórdenes civiles que se generan por problemas económicos, políticos o sociales, y actuar siguiendo los patrones estratégicos dependiendo de las circunstancias que se les vayan presentando y de la manera en que se ordene proceder.

El primer paso del procedimiento es entablar una comunicación de manera verbal entre uno o varios líderes del grupo manifestante o amotinado, y la parte a quien se realiza la petición, esto para disuadirlos de manera verbal. Si no se accede pacíficamente entonces es cuando se procede de manera activa mediante la dispersión y detención de los opositores; previamente se tiene que dar la orden para actuar que corre por cuenta del director de la corporación y de sus superiores.

Las formaciones se aplican mediante la colocación de las tropas para disuadir, si la estrategia es dispersar a los infractores y encausarlos a un lugar determinado, se emplea la formación en línea. Si se pretende llevarlos a una boca-calle se recurre a la formación en diagonales, ya sea a derecha o izquierda. Esto se hace con un mínimo de 30 elementos del cuerpo antimotín.

CAPACITACIÓN

Cualquier elemento de Seguridad Pública puede integrarse al cuerpo antimotines, es decir, que esta corporación capacita a todos los agentes por igual para que en determinado momento puedan formar parte de las estrategias antimotines a la par de su adiestramiento para guardar el orden mediante patrullaje.

El entrenamiento básico de un elemento de Seguridad Pública comienza con el acondicionamiento físico, posteriormente es adiestramiento con el uso de la tonfa, denominado PR-24, que es la barra acondicionada específicamente para desarmar, derribar y asegurar al adversario. Luego se imparten materias para emplear casco y escudo, pues también se hacen ejercicios con este equipamiento para emplearlo de forma conjunta.

“Todo el personal de la corporación debe estar en aptitudes físicas para entrar en formación del grupo antimotines, para eso se les capacita a todos. Dichas capacitaciones se imparten por gente calificada para impartir ese tipo de formaciones y de trabajo de equipo, para que los elementos se encuentren en buenas condiciones. Hay un maestro de acondicionamiento físico y defensa personal, otro que imparte para el uso de la tonfa o PR-24, otro que instruye en el manejo de armamento, y otro especial para las formaciones. Todo eso se conjuga y se hace un solo equipo de trabajo”, manifestó José de Jesús Matús Rivas, instructor de la Academia de Seguridad Pública.

La capacitación es permanente, hay cierto número de materias que continuamente se van aplicando de manera indefinida para que todos los policías activos y los cadetes sepan, en un momento dado, aplicar los conocimientos. Se estima que el proceso entre aspirante y agente bien preparado, lleva un aproximado de nueve meses. “Nosotros manejamos un promedio de 40 materias, las impartimos de forma cíclica a todo el personal activo y funciona de acuerdo a la necesidad del momento”, agregó.

EQUIPAMIENTO

El instructor de la Academia de Seguridad Pública del grupo antimotines define a este sector como “totalmente defensivo y de disuasión de personal”. El equipamiento se compone relativamente por pocos instrumentos: casco, tonfa, rodilleras, peto, coderas, hombreras y escudo. “Pero ya cuando es una actividad más delicada empleamos otro equipo, provisto de armas largas, armas corta y chaleco”.

RIESGOS

Durango mantiene una tranquilidad relativa en cuanto al amotinamiento de gente. Lo más común es que se les solicite en circunstancias de invasiones de terrenos o ejidos, cuando hay manifestaciones de líderes que quieren hacer una petición de manera negativa de manera violenta, es cuando entran en acción física los policías. Cuando la gente los observa y se da cuenta que ya está listo el personal operativo para entrar en acción en los predios invadidos, sola se va disuadiendo, “la simple presencia hace que se retiren”.

“El elemento se expone a que le den un golpe, normalmente en este tipo de circunstancias los objetos que se emplean son piedras, botellas, palos, sillas y se exhibe a todas las circunstancias que se presenten durante la represión. La función del policía es disuadir a la gente, pero lo contrarresta la actividad civil que siempre tiene que ser agresiva para que entremos en actividad”, enfatizó Matús Rivas.

AL PENDIENTE

Las únicas ocasiones en los últimos años en que han tenido que ser empleados los elementos del cuerpo antimotines ha sido para desalojar terrenos invadidos, aunque se mantienen al pendiente para responder a cualquier otra confrontación que se pudiera presentar entre grupos juveniles. “Esa función la hacemos nosotros de manera permanente, cuando sabemos que va a haber algunos enfrentamientos, hacemos nuestros recorridos más frecuentemente y estamos presentes, para que la gente se dé cuenta que estamos al pendiente de lo que se pueda suscitar para prevenir al enfrentamiento. Cuando lo hay, se actúa en agrupar a la gente y más que nada a los agresores para dispersarlos, detenerlos y trasladarlos a la dirección”, concluyó José de Jesús, instructor de la Academia de Seguridad Pública.

Requisitos

Las personas interesadas en pertenecer a la Academia de Policía, que es donde se filtran los elementos para integrar el cuerpo antimotines, deben cumplir con los siguientes requisitos:

- Medir mínimo 1.70 mts. de estatura

- Tener entre 18 y 30 años de edad

- No tener antecedentes penales

- Tener buena condición física

- Estar médicamente sano

Fuente: Dirección Municipal de Seguridad Pública.

El equipamiento de los elementos del grupo antimotines de Seguridad Pública Municipal es el siguiente (en orden descendente):

1. Casco con careta

2. Hombreras

3. Coderas

4. Chaleco

5. PR-24 o tonfa (macana)

6. Escudo de policarbono

7. (En el cinturón) Esposas, gas lacrimógeno y radio. Armas de fuego sólo en casos especiales

8. Rodilleras

9. Espinilleras

RECOMENDAMOS
Ordenar en línea Edición impresa + Internet
pulse: a para ver nota anterior, s siguiente, i para ir al inicio, f para ir al final.

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
Síguenos en:

Hay 162 usuarios registrados en línea. »IR AL CHAT