Torreón lunes 5 de may 2003, 11:22am - nota 8 de 16

Encontradas opiniones sobre la contaminación de Peñoles

Por:


TORREÓN, COAH.- Las opiniones son encontradas: mientras algunos vecinos de la colonia Luis Echeverría aseguran que la contaminación emanada de la empresa Peñoles ha sido controlada, otros señalan que día y noche, el olor “como a azufre” es insoportable.

Durante un recorrido realizado por El Siglo de Torreón, en la colonia Luis Echeverría, algunas amas de casa como San Juana Estrada Cortés, aseguran que la contaminación de Peñoles ya no les afecta tanto en comparación con otros tiempos.

San Juana Estrada Cortés vive en la calle Eulalio Gutiérrez Ortiz, número 956, a unos cuantos metros de la empresa Peñoles. Señala que el humo ya no le cala tanto como antes y además los empleados siguen barriendo las cuadras de la colonia, tal y como se acordó.

“De todas maneras yo barro mi banqueta los días en que no vienen los de limpieza, tengo tres hijos y para que le voy a echar mentiras, yo no los he visto que estén enfermos al contrario comen muy bien, pero ninguno está en control médico”, señala San Juana.

En opinión de San Juana no vale la pena someter sus hijos a revisión médica: “no me gusta que los piquen tanto, de todas maneras siempre dicen que están bien aunque sí estén afectados, tal vez sea cierto porque yo los veo bien, nunca se quejan de dolores de cabeza ni tienen hemorragias como otros niños”.

Luis Basurto vive en la vivienda marcada con el número 957 de la colonia Luis Echeverría. A diferencia de San Juana, asegura que la contaminación de Peñoles cada día es peor, incluso dice que en ocasiones cae una especie de llovizna a consecuencia de los vapores emanados de la empresa que pican mucho en la piel.

“Todo está igual que siempre, en las noches es cuando sueltan todo el mugrero y no podemos dormir tranquilos, no es justo que sigamos aguantando tanta contaminación, habían dicho que iban a poner unos filtros pero no hicieron nada”.

Y añade: “a veces nos llega como una especia de lloviznita que pica mucho, da mucha comezón, eso antes no pasaba y ahora sí. Para mí el olor como a ácido, a azufre, todavía sigue siendo muy fuerte”.

Antonio Reyes también vive en la calle Eulalio Gutiérrez Ortiz, en la finca marcada con el número 920. Dice que sus hijos sí son afectados por la contaminación, incluso durante varios años vivió en la colonia El Roble pero por necesidad tuvo que regresar a la Luis Echeverría.

En opinión de Antonio Reyes no tiene caso someter a sus hijos al tratamiento médico proporcionada por la empresa y por las autoridades, pues no tiene confianza en los resultados que han dado a otros padres de familia.

“No creo en la honestidad de esos médicos, tampoco los he llevado con doctores particulares, lo bueno sería que nosotros tuviéramos aparatos para medir la contaminación, pero la verdad es que para mí la contaminación no ha disminuido para nada”.

Según Antonio nunca ha participado en las manifestaciones para exigir que cese la contaminación porque dice que es inútil: “después de tantos años las autoridades no nos han hecho caso y eso que este problema se ha dado a conocer en todo el país”.

RECOMENDAMOS
Ordenar en línea Edición impresa + Internet
pulse: a para ver nota anterior, s siguiente, i para ir al inicio, f para ir al final.

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
Síguenos en:

Hay 83 usuarios registrados en línea. »IR AL CHAT