Nosotros domingo 27 de may 2007, 6:40pm - nota 15 de 24

Su Salud Bucal / IMPORTANCIA DE LA LENGUA

Por: Dra. Liliana Acuña Cepeda


COLEGIO DE CIRUJANOS DENTISTAS DE LA LAGUNA A.C.

Filial a la Asociación Dental Mexicana Federación

(III PARTE)

SÍNDROME DE BOCA URENTE

Un porcentaje variable de pacientes, presenta una sensación de ardor o escozor en la boca, de forma predominante en la lengua, pero puede afectar a la totalidad de la mucosa que recubre la cavidad bucal. Escozor que suele acompañarse de la sensación de “boca llena” y que se presenta de forma mucho más prevalente en mujeres posmenopáusicas. La sintomatología descrita puede llegar a afectar de forma marcada el estado de ánimo del paciente, asociándose a cancerofobia y creando un complejo binomio de ardor–depresión y de depresión–ardor que, en múltiples ocasiones, resulta de difícil tratamiento.

Es un hecho que el llamado síndrome de boca ardiente (SBA), constituye una de las patologías menos claras, que se presenta con una frecuencia extremadamente alta en las consultas médicas y, de manera muy especial, en las odontológicas.

Como médicos especialmente motivados y sensibles a este tipo de padecimiento hemos intentado establecer un protocolo diagnóstico y de tratamiento que, en no pocos casos, ha surtido éxito.

El SBA se caracteriza por los siguientes hechos clínicos:

Sexo. Afecta fundamentalmente a mujeres, siendo, en nuestras estadísticas, la relación de hombre a mujer de 90:10. Aunque existan variaciones muy notables en dicha proporción, siempre queda de manifiesto la muy alta incidencia en la mujer con respecto al hombre.

Edad. En el caso concreto de la paciente mujer, la edad más comprometida es la comprendida entre los 56 y 75 años, con un período de máxima incidencia entre los 65 y 71 años, no existiendo, no obstante un límite máximo de edad para el padecimiento. Conviene, sin embargo, tener en cuenta un dato, a nuestro juicio, importante: algunas mujeres padecen la mencionada alteración en edades tempranas (30, 40 y 45 años). Un número muy elevado de estos casos corresponde a mujeres esterilizadas en época fértil.

Manifestaciones clínicas. Los síntomas son muy diversos muchos y no son constantes, las manifestaciones son muy subjetivas, todo depende de la personalidad del enfermo, quien relatará sus propias observaciones y manifestaciones con matices muy personales dependiendo de la personalidad del enfermo, el cuadro clínico se adornará con mayor o menor número de datos que en general no van a tener un carácter constante. Por lo general no se encuentra ninguna evidencia clínica.

a).-Fenómenos de aparición constantes:

-Ardor o quemazón en áreas de la mucosa bucal, que en orden de frecuencia serían márgenes o punta de la lengua, vertientes internas del labio, pilares faríngeos, mucosa del carrillo.

-Sensación de boca seca, que no siempre se corresponde con una reducción del volumen salival y su flujo.

-Sensación de cuerpo extraño en el interior de la boca (asperezas, pellejos, hilos, acumulación de sustancias extrañas y pegajosas).

b).- Fenómenos de aparición no constantes:

-Obsesión en relacionar el inicio del padecimiento, con algún tratamiento (medicamentos), bebida, alimento ingerido, tratamiento protésico o elementos protésicos, sin que pueda demostrarse una relación causa efecto.

-Desaparición de la sintomatología durante el proceso ingesta–masticación.

-Desaparición de la sintomatología una vez conciliado el sueño.

-Incremento de la intensidad de los síntomas a medida que transcurre el día.

-Alteración de las sensaciones gustativas.

Un hecho muy importante a señalar en este síndrome es la frecuencia con que se presenta en mujeres que, sin dar muestras de ello, se hallan sometidas a una intensa carga emotiva, desarrollando un alto nivel de ansiedad no detectada (conflictos familiares, laborales de pareja, etc., etc.). Un ejemplo claro de lo dicho son aquellos casos en que el paciente no reconoce el proceso y que, sin embargo, es el familiar o allegado quien lo confirma. Es frecuente encontrar que la paciente presenta depresión clara o enmascarada. Otra situación es la de aquellas mujeres que, esterilizadas en la etapa fértil de su vida, no asumen con conciencia la nueva situación; puede atribuirse equívocamente la responsabilidad del síndrome de boca ardiente al trastorno hormonal que condujo a la esterilización.

Tratamiento: Se le informa al paciente los detalles del padecimiento y que el tratamiento será difícil y posiblemente temporal, que no hay manifestaciones clínicas subjetivas. En ocasiones la terapia con fármacos antidepresiva, en aquellos casos en que el paciente se halle sometido a la misma, puede conceder beneficios notables. El uso de fármacos tranquilizantes puede ayudarnos. La carbamazepina, con un control y una posología personalizados, es el fármaco que otorga mayores beneficios. No posee capacidad analgésica pero es útil en las neuralgias muy recomendado para trastornos del glosofaríngeo. La utilización de algunas pastas dentales, enjuagues y láser terapéutico administrado por su odontólogo también son de gran ayuda.

En la actualidad, desconocemos muchos de los factores implicados en la elaboración cerebral de la respuesta personal a cada una de las sensaciones que recibimos desde la mucosa bucal. En la diferente respuesta que elabora cada paciente, en la implicación psicológica que este proceso puede representar en cada individuo, e incluso en la propia personalidad pueden encontrarse los elementos que nos permitan controlar el cuadro clínico denominado síndrome de boca urente.

RECOMENDAMOS
Ordenar en línea Edición impresa + Internet
pulse: a para ver nota anterior, s siguiente, i para ir al inicio, f para ir al final.

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
Síguenos en:

Hay 56 usuarios registrados en línea. »IR AL CHAT