Durango viernes 2 de mar 2007, 11:22am - nota 23 de 37

?Triángulo dorado?, narcoparaíso de México

Por:


combate | operativo sierra madre cumple más de un mes y medio en la zona de las quebradas; participan elementos del Ejército, la PGR y la PFP

Durango se mantiene entre los tres primeros lugares en la producción de marihuana y amapola en la República Mexicana

El pasado mes de enero se inició el Operativo federal Sierra Madre en la zonas serranas de Durango, Chihuahua y Sinaloa, lugar conocido como el ?triángulo dorado?, sitio donde tan sólo en el 2006 se registraron 869 de las dos mil 221 ejecuciones relacionadas con el crimen organizado y el narcotráfico en el país.

La complicidad de autoridades con la delincuencia, la orografía y situación climática de la zona han permitido que área los grandes capos de la droga hayan escogido esta área para la producción de enervante y para realizar parte de sus operaciones.

Tal y como lo declaró el ex procurador de Justicia del Estado de Durango y ex subprocurador general de la República, Jorge Campos Murillo, Durango se mantiene entre los tres primeros lugares en la producción de marihuana y amapola en la República Mexicana ya que, junto con las zonas serranas de Sinaloa y Chihuahua, son una alternativa viable para el tráfico de enervante, debido a sus condiciones climáticas y de suelo, además de que representan el punto de conexión con el centro del país y la frontera norte para las organizaciones criminales que operan en el ?triángulo dorado?.

RECUENTO DE LOS HECHOS

El 13 de enero, 300 elementos del Ejército Mexicano se internaron en esta zona y para el 15 del mismo mes ya estaban instalados más de nueve mil efectivos militares, que al paso de una semana serían apoyados por elementos de la Procuraduría General de la República (PGR) y de la Policía Federal Preventiva (PFP).

El 23 de enero, en una rueda de prensa llevada a cabo en Los Pinos por el Gabinete de Seguridad integrado por la Secretaría de Gobernación, de la Defensa Nacional, Marina, PGR y Seguridad Pública federal, dieron a conocer los primeros resultados del Operativo Sierra Madre, en los que señalaron que del 7 al 20 de enero fueron realizadas en esas tres entidades 169 operaciones, se instalaron 119 bases en 12 municipios y se destruyeron cuatro mil 923 plantíos de marihuana y 725 de amapola.

Los patrullajes en la zona arrojaron el decomiso de 14 armas largas, 19 cortas, cuatro vehículos y más de 41 mil pesos.

Asimismo, se informó por parte de la Procuraduría de Sinaloa sobre la detención de jornaleros involucrados en el narcotráfico, 11 en el poblado El Durazno, Durango, y uno en el municipio de Mocorito, aledaño al norte de Culiacán, Sinaloa.

Mientras tanto, se hacía del conocimiento que en Durango, el Ejército se había desplazado a la región de las Quebradas, zona serrana de difícil acceso que incluye los municipios de Canelas, Topia, Tamazula, San Dimas y Otaez, colindantes con Sinaloa y Chihuahua.

Para inicios de febrero, el operativo se extendió hacia la región de Gómez Palacio, y se reforzaron en Pueblo Nuevo y Santiago Papasquiaro los retenes locales, llevados a cabo por las delegaciones duranguenses de la PFP y de la PGR.

El 20 de febrero, las autoridades federales dieron a conocer nuevos resultados, en los que informaron que durante el operativo llevaban detectados 13 mil 695 plantíos de marihuana en una superficie de dos mil 608 hectáreas, además de tres mil 408 sembradíos de amapola hallados en un área de 543 hectáreas.

Destruyeron 196 toneladas de marihuana en greña, 340 kilos de marihuana empaquetados e incineraron mil 261 kilos de semilla del mismo enervante, así como también quemaron 102 kilogramos de semilla de amapola.

Aseguraron 48 armas largas, 54 cortas, dos mil 588 cartuchos de diferentes calibres, 31 vehículos, tres aeronaves, 141 mil 440 pesos y 20 mil dólares americanos.

En esa misma fecha, se conoció en la entidad que los elementos del 72 Batallón de Infantería pertenecientes a la Décima Zona Militar, con sede en Durango, ?bajaron? de la Sierra y fueron relevados por los de la 71 Compañía, quienes estaban destacamentados en Santiago Papasquiaro, pero, de manera inexplicable, después de cinco días de descanso de los recién llegados, fueron llamados nuevamente y se dirigieron otra vez a la Sierra Madre.

La situación del poco descanso para los militares, quienes ya tenían más de un mes en el ?triángulo dorado?, resultó incómoda para varios de los soldados, quienes decidieron desertar del Ejército, mientras que los demás acataron las órdenes y siguen en la lucha contra el narcotráfico en la región de las Quebradas, habiendo quedado casi desolado de personal castrense el resto de la entidad.

De acuerdo con las declaraciones del presidente municipal de Tamazula, Jaime Rivas Loaiza, según los comentarios de los soldados, el operativo duraría seis meses en la región serrana de Durango.

ANTECEDENTES

Durango, como parte del ?triángulo dorado?, ha sido el lugar idóneo para los narcotraficantes; éstos descubrieron que la zona, que atraviesa la Sierra Madre Occidental, dificulta las acciones de vigilancia, y que ya sea por aire o por los accidentados caminos les permitía sembrar droga sin mucha dificultad, situación que al paso de los años se convirtió en la actividad primordial de muchos de los habitantes del lugar y principalmente de personas que venían de otras entidades con el objetivo de encontrarse con una ?mina de oro? en cuestión de producción de enervante.

El ?triángulo dorado? en poco tiempo, antes de los años 70, tenía la peculiaridad de ser usada de manera intensa para la producción de marihuana y amapola, según un análisis realizado por la PGR y su homóloga estatal, a principios de esta década.

A finales de los 70, esta situación provocó que más de dos mil efectivos de diferentes corporaciones, en su mayoría del Ejército, acción que fue denominada Operación Cóndor, incursionaron en la región del ?triángulo dorado?; los grandes narcotraficantes que trabajaban en ese lugar se desplazaron a varios estados del país, especialmente a Jalisco.

Aquella incursión militar, encaminada a la captura de narcotraficantes, erradicar los cultivos ilícitos y restaurar la seguridad pública en la región, sólo trajo consigo la desaparición de miles de pequeños poblados rurales, el desplazamiento de miles de campesinos a las zonas urbanas y la aparición de la cocaína, como droga de mayor rentabilidad.

A consecuencia de la Operación Cóndor, el tráfico de la marihuana y la goma de opio fue suplido por una nueva droga con mayor rentabilidad económica: la cocaína. Por ende, el manejo de esta sustancia es lo que propicia la configuración de los grandes cárteles ya como organizaciones criminales, pues había que trasladar el enervante a fronteras como las de Estados Unidos, según comentaron expertos en el tema.

En los años 80 se incrementó el narcotráfico con los gobiernos de Miguel de la Madrid y Carlos Salinas de Gortari, según narra Carlos Loret de Mola en su libro El Negocio, en donde asegura que la economía mexicana caería hasta un 63 por ciento si se acabara de pronto con la actividad del narcotráfico en el país.

Loret de Mola, quien se internó por bastante tiempo en la Sierra de Durango, Chihuahua y Sinaloa, para conocer del tema y escribir su libro, a su juicio narró que el poderío de los cárteles aumenta a principios de los 80; ?De la Madrid y Salinas se encargan de abrir las puertas al narco, que hasta ese momento en México se había mantenido como un asunto básicamente policial y judicial?, aseguró.

También señaló que ?permitieron que el narco echara raíces en toda la estructura política, después de lo cual a los cárteles les resulta muy fácil expandirse como negocio?.

En 1989, con la captura del llamado precursor de los grandes capos del narcotráfico en México, Miguel Ángel Félix Gallardo, hijo de don Benjamín, quien habría nacido en Tamazula, Durango, se repartieron rutas y plazas entre sus lugartenientes, quienes dominaban el norte de la República.

Félix Gallardo, llamado también ?el zar de la cocaína?, estaba rodeado por gente como Amado Carrillo Fuentes, quien se convertiría en ?El Señor de los Cielos?; Héctor Luis ?El Güero? Palma Salazar, Joaquín ?El Chapo? Guzmán Loera e Ismael ?El Mayo? Zambada García.

También Ernesto Fonseca Carrillo, ?Don Neto?; Rafael Caro Quintero, Manuel Salcido Uzueta, ?El Cochiloco?; Juan José Esparragoza Moreno, ?El Azul?. Con el tiempo, todos ellos se convertirían en capos del narcotráfico.

Tras el reparto de plazas, a ?El Güero? le tocó el corredor que iba de Ciudad Obregón a San Luis Río Colorado en Sonora; sus socios, ?El Mayo? Zambada y su compadre, Joaquín ?El Chapo? Guzmán, operarían en Sinaloa, Durango, Nayarit y Guadalajara.

Actualmente, los cárteles más conocidos y que relacionan sus operaciones en esta entidad son el de los Arellano Félix, que trabaja en Tijuana; el de Juárez, de Vicente Carrillo; y del duranguense Armando Corral Oláguez; y el de Sinaloa, comandado por ?El Chapo?, quien tiene en sus filas a los también duranguenses Ignacio ?Nacho? Coronel Villarreal, además de Saúl Saucedo Cháidez, ?El Ingeniero?, este último detenido y extraditado a la Unión Americana.

CAUSA Y EFECTO

Después de la presunción de que los narcotraficantes que operaban en Michoacán, tras aplicar el operativo federal en diciembre del año pasado, se establecerían en terreno duranguense, específicamente en el ?triángulo dorado?, el Gobierno de la República ordenó ingresar a esta zona al Ejército, PGR y PFP, aunado a que en esta área se había suscitado el 39 por ciento de las ejecuciones relacionadas con el narco en el país y que mantiene una alta productividad de droga, sin que alguna autoridad hiciera nada para evitarlo.

La misma ciudadanía, testigo de los hechos de sangre, de ver los cargamentos de droga por los caminos de los diferentes municipios de la entidad, de darse cuenta del lavado de dinero y del contubernio que existe entre los narcotraficantes y autoridades, ha señalado que a partir de que llegó el operativo federal se han suscitado revanchas de la delincuencia porque ya no los dejaron trabajar y se acabaron los acuerdos con los servidores públicos.

A Gómez Palacio se tuvieron que trasladar los retenes del Operativo Sierra Madre, así como agentes de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO), pues como lo ha asegurado el mismo gobernador de Durango, Ismael Hernández Deras, ?algo huele mal? y, efectivamente, el ex subprocurador de Justicia del Estado en esa ciudad, Hugo Armando Reséndiz Martínez, fue arraigado por la instancia federal por su relación con el cártel de Juárez.

Además, la ola de violencia que se ha generado en La Laguna viene de una serie de irregularidades de elementos de la Procuraduría que desde hace tiempo habían mantenido contubernio con la delincuencia y tras hacer las rotaciones correspondientes o sentirse agobiados por la PGR, dejaron de brindar protección, provocando así ejecuciones y demás actos delictivos.

Asimismo, en Tamazula, los mismos policías municipales han declarado que en aquel lugar no hay más ley que la de los ?narcos?, nadie los puede contradecir y sólo se hace lo que ellos dicen.

Cuentan que un jefe policiaco, hace ya algunos años, intentó poner orden sin ser corrupto y hacer respetar la autoridad, pero en menos de una semana lo ?levantaron? y tras desnudarlo y golpearlo, al día siguiente ya estaba la orden de los agresores.

Ministerios Públicos y policías estatales caminan por el mismo sendero, no pueden ponerse en contra del ?narco?, pues no cuentan con el armamento ni con el personal para combatirlo, así que es mejor estar de su lado; inclusive, algunos agentes de la DEI que se encuentran en la guardia o en puestos de vigilancia locales comentan que quisieran que los mandaran a la Sierra, pues allá sí se gana dinero extra.

En San Dimas, también región de las Quebradas, los gavilleros hicieron amistades con la autoridad, pues los secuestros estaban a la orden del día y los mismos ejidatarios se daban cuenta de que en ocasiones los ministeriales participaban.

Se ve gente armada por todos lados y no hay autoridad que los detenga; al contrario, pareciera contradictorio, pero cuando un comandante se pone a trabajar y les pisa los talones a los gavilleros y narcotraficantes, casualmente lo cambian a otro municipio y ponen en su lugar a alguien que ?deje hacer y deje pasar?, señalan los vecinos de las comunidades del citado sector.

Por su parte, a la Delegación Durango de la PGR, la misma a la que el ex subprocurador general de la República, José Santiago Vasconcelos, señaló que no trabajaban como debieran hacerlo, llegó una circular dirigida al delegado Raúl Izábal Montoya, donde le decían que no se pronuncie en los medios de comunicación, que en caso de que éstos quieran una entrevista que la soliciten por escrito y posteriormente, si lo autorizan en México, se otorgará.

Todas estas situaciones, en las que también señalan a algunos elementos del Ejército como los que ?dejan pasar?, provocaron que tuviera que venir a la entidad el operativo federal, con instituciones como la PFP, la Sedena y la PGR, a combatir, además del narcotráfico y la delincuencia organizada, a los servidores públicos corruptos.

?EL CHAPO?, EL MÁS BUSCADO

Joaquín Guzmán Loera, alias ?El Chapo?, es el narcotraficante más buscado desde que se fugó de la cárcel en enero del 2001, tanto por autoridades mexicanas como por las de la Unión Americana.

En el periódico The Dallas Morning News se publicó un informe que se obtuvo del Centro de Inteligencia de El Paso, Texas, la agencia antinarcóticos más grande en Estados Unidos, donde se detalla que Guzmán Loera nació el 24 de diciembre de 1954 en el ?triángulo dorado? de México, la cuna del contrabando mexicano de drogas, donde se encuentran los estados de Chihuahua, Durango y Sinaloa.

Tanto en la comunidad serrana de Tamazula y en la misma ciudad de Durango, ?El Chapo? se ha paseado por sus calles, según declaraciones del ex subprocurador general de la República José Santiago Vasconcelos, quien señaló que un grupo de inteligencia militar lo detectó en una motocicleta en esta entidad, sin que la autoridad pudiera detenerlo, pues al percatarse de que había sido descubierto se dio a la fuga en su vehículo.

Según instituciones antinarcóticos de Estados Unidos, en la década de los años 80, el entonces joven Guzmán Loera atrajo la atención de las agencias de seguridad, que lo catalogaban como un supervisor de cultivos ilícitos en las fértiles regiones de Sinaloa y Durango.

La DEA reportó que desde esos años, Guzmán Loera era una figura legendaria en el submundo mexicano. Señaló que fue el primer traficante que exportó cocaína en extintores de fuego y después desarrolló rutas alternativas a través de Centroamérica para burlar los sistemas de radares mexicanos.

También dice que ?El Chapo? fue pionero en el uso de túneles de ingeniería sofisticada para transportar drogas por debajo de la frontera.

Su efectividad y creatividad para los negocios le valió a Guzmán Loera que Juan José Esparragoza Moreno, alias ?El Azul?, lo promoviera como jefe de logística del cártel de Sinaloa.

Desde entonces, el presunto narco se hizo cargo de coordinar el arribo de aviones con cargamentos de droga venidos de Centro y Sudamérica.

Las agencias antinarcóticos estadounidenses señalan que desde 1987 a 1989, el grupo de traficantes de Guzmán Loera contrabandeó de 20 a 24 toneladas de cocaína por mes.

Tal y como lo marca un diario de Sinaloa, en aquellos años, un agente federal comentaba a periodistas: ?El Chapo? dirige sus negocios de contrabando como una corporación multinacional, pero con una mortal diferencia: ?Cuando Donald Trump te llama a su oficina, puedes perder tu trabajo, pero cuando Guzmán Loera te llama a la suya, puedes perder tu vida?.

El 19 de enero del 2001 Joaquín Guzmán Loera se fugó de la prisión de máxima seguridad ?Puente Grande?, ubicada en Jalisco. Fue tan sencillo, señalaron algunos medios de comunicación, simplemente no quiso estar más encerrado y salió por la puerta principal del penal, ayudado por las mismas autoridades de esa prisión.

Un día después de su fuga, el entonces subsecretario de Seguridad Pública federal, Jorge Tello Peón, admitió: ?Guzmán no se escapó, lo sacaron?.

Datos proporcionados por medios nacionales, por la PGR y por agencias de seguridad norteamericanas indican que Guzmán Loera y su organización estarían trabajando gracias a una estructura operativa similar a la de una empresa, en la cual un grupo de gerentes se hace cargo de controlar las operaciones de recepción y traslado de droga, así como de los grupos de sicarios que mantienen una lucha abierta contra integrantes del cártel del Golfo por el control de las plazas en las que tienen presencia, entre ellas Guerrero, Sinaloa y Michoacán.

Presuntamente, Joaquín ?El Chapo? Guzmán se ha convertido en el jefe de la llamada Federación de Cárteles, que aglutina a organizaciones como Los Valencia, parte de los líderes del cártel de Juárez, como son Ismael ?El Mayo? Zambada, Ignacio ?Nacho? Coronel y Arturo Beltrán Leyva.

La presencia de su organización se ha extendido en los últimos años a 21 entidades federativas y llegó a ser considerado el capo del sexenio en el mandato de Vicente Fox Quesada.

LA CAPTURA

?El Chapo? Guzmán fue capturado en Guatemala en junio de 1993, un mes después de la balacera registrada el 24 de mayo en el aeropuerto Miguel Hidalgo de Guadalajara.

El día de la balacera, la banda de los hermanos Arellano Félix intentó matar a ?El Chapo?, pero por error ejecutaron al cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo. El saldo del enfrentamiento fue de siete personas muertas.

La acción, según investigaciones de la PGR, fue orquestada por los Arellano Félix en venganza contra Guzmán Loera, porque éste meses antes, en noviembre de 1992, mandó a 40 de sus pistoleros a la discoteca ?Christine?, en Puerto Vallarta, para liquidar a los líderes del cártel de Tijuana. Nueve personas murieron ese día.

LA FUGA

El 19 de enero de 2001, Joaquín Guzmán Loera, después de armar todo un plan, salió del penal ?Puente Grande? dentro de un carro de ropa sucia.

Tras su fuga, el Departamento de Estado de Estados Unidos ofreció una recompensa de cinco millones de dólares por información que llevara a su recaptura.

Un informe de la SIEDO señala que la organización delictiva del cártel de Sinaloa operaba hasta el 2005 en 17 estados. Su área de influencia fue ubicada en Baja California, Sonora, Sinaloa, Durango, Zacatecas, Nayarit, Nuevo León, Tamaulipas, Jalisco, Colima, Guanajuato, Estado de México, Morelos, Distrito Federal, Guerrero, Chiapas y Quintana Roo. Y en el 2006 se sumó Michoacán.

Narcos locales

Oriundos de Durango se han acomodado en lugares estratégicos en diferentes cárteles:

Nombre Originario Cártel

Ignacio Coronel Villarreal Canelas De Sinaloa

Saúl Saucedo Cháidez Tepehuanes De Los Arriola

Armando Corral Oláguez Santiago Papasquiaro de Juárez

FUENTE: PGR y Sedena.

Resultados

A un mes y medio del Operativo Sierra Madre, las autoridades federales presentaron resultados:

-13 mil 695 plantíos de marihuana detectados en una superficie de dos mil 608 hectáreas.

-3 mil 408 plantíos de amapola hallados en unasuperficie de 543 hectáreas.

-196 toneladas de marihuana en greña destruidos.

-340 kilogramos de marihuana empaquetada incinerados.

-Mil 261 kilogramos de semilla de marihuana quemados.

-102 kilogramos de semilla de amapola incinerados.

-48 armas largas aseguradas.

-54 armas cortas incautadas.

-2 mil 588 cartuchos de distintos calibres decomisados.

-31 vehículos retenidos.

-3 aeronaves aseguradas.

-141 mil 440 pesos incautados.

-20 mil dólares americanos decomisados.

FUENTE: Sedena, PFP y PGR.

RECOMENDAMOS
Ordenar en línea Edición impresa + Internet
pulse: a para ver nota anterior, s siguiente, i para ir al inicio, f para ir al final.

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
Síguenos en:

Hay 1097 usuarios registrados en línea. »IR AL CHAT