Sucesos domingo 4 de mar 2007, 11:22am - nota 2 de 8

La familia, núcleo básico de las sociedad prehispánica

Por: Notimex


México.- Al igual que en la actualidad, la familia prehispánica fue la base de las sociedades mesoamericanas, pero estuvo marcada por una distinción más contrastante de roles a

partir de las actividades, como lo demuestran las representaciones que al respecto existen en diversos códices como el Mendocino.

De acuerdo con Carmen Aguilera, una de las principales especialistas en el estudio de códices, en esos documentos existen "muchísimas representaciones de la familia, pues en algunos se ve al

bebé con su mamá o en su cunita", así como otras actividades diarias desarrolladas en el seno del núcleo social.

En entrevista con Notimex, la investigadora del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) recordó que en la tercera parte del Códice Mendocino, sus autores pintaron "muchos aspectos de

la vida diaria, es donde aparece más cosas de la familia, como el matrimonio y muchas cosas de la vida normal".

De manufactura colonial pero hecho por manos indígenas, ese documento habla, entre otras cosas, sobre la vida y costumbres de los antiguos mexicanos, y su tercera parte esta conformada por 15 láminas que ilustran diferentes momentos de la vida social y política mexica.

En las primeras cinco se observa desde el nacimiento de una criatura, las ceremonias de acontecimiento, la forma en que eran educados niños y niñas desde los tres hasta los 14 años, así como la ceremonia del matrimonio, lo cual habla de la importancia que tenía la familia al menos para la cultura mexica, abundó.

Como ahora, manifestó Aguilera, "el papá era el jefe de la familia, dedicado principalmente a la agricultura, y la mamá como siempre, (como sucede entre los indígenas actuales) en la cocina,

haciendo las tortillas; nunca es posible ver a un hombre echando tortillas, sin embargo sí en la cacería".

En aquella época "había, como ahora, diferenciación de sexos por las labores" y en las láminas del códice se da cuenta de ello, así como del respeto que los ancianos recibían en la sociedad y las

familias como parte fundamental de su conocimiento.

En tanto, como señala el arqueólogo Felipe Solís, las familias de la antigua Tenochtitlán consideraban a sus hijos como una dádiva de los dioses, pues serían ellos quienes darían continuidad al linaje

y colaborarían en las actividades productivas del núcleo, además de que aprenderían a respetar a sus mayores y a venerar a las deidades.

Por ello, era fundamental que al interior de cada núcleo familiar los niños aprendieran que en la generación del universo habían estado presentes las energías masculina y femenina, que se

unieron para dar fuerza a la creación de la vida.

Bajo esa concepción, en el seno de la familia las mujeres educaban a las hijas, mientras que los varones instruían a los hijos, y durante todo ese proceso de enseñanza informal niños y niñas

aprendían las conductas adecuadas y diferentes para cada sexo.

En otras culturas prehispánicas, como la maya, la célula básica de la sociedad fue también la familia, desde donde se instruía a los más jóvenes en el vínculo con lo sagrado, que incluía conocimientos

como los colores, plantas, animales o números.

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
pulse: a para ver nota anterior, s siguiente, i para ir al inicio, f para ir al final.

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000mundo asombroso
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
Síguenos en:

Hay 330 usuarios registrados en línea. »IR AL CHAT