Salud jueves 12 de oct 2006, 11:22am - nota 1 de 1

Malos remedios caseros

Por: SILVIA OJANGUREN


Hay algunas tradiciones familiares, como los consejos heredados de abuelas a madres y/o de éstas a hijas, que suelen ser un peligro para la salud

EL UNIVERSAL

Muchas de las recetas de la abuela, remedios que heredó como secretos de familia, pueden ser verdaderas bombas de tiempo para la salud, ya que en la mayoría de los casos en lugar de aliviar un padecimiento suelen agravarlo o cuando menos retrasar su combate por medios modernos, científicos, bajo la observación de un médico.

La ciencia médica advierte que el uso de aceites y grasas como laxantes para bebés, que se emplean tradicionalmente para desparasitar y curar de "empacho", estreñimiento o de congestión nasal, son en realidad "remedios ancestrales altamente peligrosos, pues su ingesta representa un riesgo latente de que estas sustancias sean broncoaspiradas y dañen la función pulmonar".

Esa advertencia tiene como origen las investigaciones, por ello el doctor Luis Galicia Cruz, del Servicio de Pediatría del Hospital General Regional Gabriel Mancera del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), comenta que aun cuando no hay estadísticas fidedignas, se estima que 30% de los casos de los niños con problemas digestivos o respiratorios se relacionan con la administración de aceites y grasas.

Recetas de la abuela

Los remedios caseros más socorridos para intentar aliviar problemas digestivos son los aceites de ricino, oliva y almendras dulces, así como la grasa de pollo y manteca de cerdo. "En el caso de la congestión nasal es común la aplicación de gotas de aceite gomenolado o el petrolato, supuestamente para quitarle al bebé lo mormado", dice.

El especialista indica que muchas víctimas de las recetas de la abuela son los más pequeños, pues algunos se dan durante los primeros tres meses de vida, etapa en la que se presentan la distensión del estómago, flatulencias y evacuaciones líquidas, y la mamá dice que el bebé "está aventado".

Y entonces, agrega, echa mano de los consejos familiares y "trata de aliviar a su bebé y le da a tomar una cucharadita de aceite para que haga estómago y lo que coma no le vaya a hacer daño. Otras veces porque su hijo está enlechado o para que elimine lo que tiene pegado en el estómago".

MÁS CARO EL CALDO...

Pero, advierte el doctor Galicia Cruz: "Todas esas ideas son falsas y ninguno de estos remedios son efectivos".

Lo que las madres o abuelas llaman "empacho", médicamente se llama dispepsia transitoria del recién nacido, y se debe a que la leche materna provoca gases, y algunos niños tienen problemas para eliminarlos; es normal que tengan evacuaciones líquidas o semilíquidas, de olor ácido o fétido y de color verdosoamarillo, pues la leche es un laxante, explica.

Y el uso de aceites o grasas puede ser peligroso en los niños que sufren reflujo gastroensofágico -hasta 15% tiene esta enfermedad-, pues el alimento junto con el aceite se regresan por la boca o se vomitan, lo que da una alta probabilidad que parte de estas sustancias se puedan ir hacia las vías respiratorias y al pulmón.

Ante este riesgo latente de los remedios, lo mejor es la prevención, educar e informar a la población en general de que ninguna de estas supuestas curas tradicionales son efectivas, y pueden afectar al niño de por vida, remata el experto del IMSS.

RECOMENDAMOS
Ordenar en línea Edición impresa + Internet
pulse: a para ver nota anterior, s siguiente, i para ir al inicio, f para ir al final.

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
Síguenos en:

Hay 255 usuarios registrados en línea. »IR AL CHAT