Nosotros miércoles 4 de oct 2006, 11:22am - nota 1 de 8

A Cien por Hora...

Por: Ricardo Rubín


BANDERAZO DE SALIDA.- Hija de una familia humilde, Dewi Sukarno destacó sola en un mundo difícil, conquistó a un Presidente y después, viuda y humillada, se ha convertido en una de las figuras más brillantes del mundo social internacional, aunque se deja ver poco... Dewi es una mujer de grandes ojos negros, no muy alta, de bellísimo rostro y con un gusto refinado para vestir... Aunque nació en Japón, emigró muy joven a París, junto con sus padres, en busca de un porvenir mejor. Pero las cosas en la capital francesa no les fueron bien, y Dewi tuvo que trabajar para ayudar al sostenimiento del hogar... Pero tenía una belleza notable, y pronto fue descubierta por un fotógrafo que la convirtió en modelo, y Dewi pudo lograr en poco tiempo la independencia económica que necesitaba su familia, y también estudiar arte y danza.

CURVA PELIGROSA.- Con sus amigas de estudio, asistió una noche a una discoteca de moda, y un hombre a quien todos los meseros parecían atender, la invitó a su mesa... Dewi no aceptó, pero aquel misterioso hombre extendió su invitación a todo el grupo que acompañaba a Dewi, y ella no pudo negarse. Aquel hombre, que tenía 30 años más que ella, resultó ser el presidente Sukarno, de Indonesia... La reunión fue alegre y espléndida, Dewi tomó la mejor champaña de su vida, y quedó deslumbrada con las atenciones y las joyas que usaba su anfitrión... A partir del día siguiente, Dewi comenzó a recibir todas las mañanas grandes ramos de rosas y cortas pero apasionadas cartas de amor escritas por Sukarno. Esta situación se prolongó durante más de un mes, hasta que Dewi recibió una invitación de su admirador para que conociera su palacio en Indonesia.

RECTA FINAL.- La pequeña Dewi aceptó la invitación. Toda su vida había sido pobre, y de pronto aquel hombre era como el príncipe de los cuentos de amor, y además guapo, rico y romántico... Dos días después de haber llegado a Jakarta, Dewi aceptó convertirse en la esposa de Sukarno, y durante ocho años llevó la vida de opulencia y sueños que toda mujer tiene: podía comprar toda la ropa que quería, las joyas que veía, los mejores perfumes, y todos sus gustos eran cumplidos al instante... Dewi nunca se olvidó de sus padres, y una de las primeras cosas que hizo fue construir para ellos una casa con todas las comodidades, y asegurar su futuro económico. Sus padres, a quienes les gustaba viajar, pudieron pasear por todas partes, compartiendo con su hija su buena suerte... Pero Dewi tuvo que pagar un precio muy alto por aquella felicidad

META.- Según la religión de Indonesia, Sukarno podía tener dos esposas o más. Y Sukarno no sólo las tuvo, sino que se dio a conocer como un hombre enamorado y apasionado de cuanta mujer hermosa encontraba a su paso. Sin embargo, él siempre dijo públicamente que a Dewi era a la que más amaba de todas... Pero Sukarno descuidó a su país, y una revolución puso punto final a aquel paraíso. Sukarno murió, y Dewi regresó a París donde encontró que su esposo y protector le tenía una abundante cuenta bancaria, además de que sus joyas y propiedades en varios países sumaban otros varios millones de dólares... Dewi Sukarno era una mujer que entraba en la madurez, y ahora sigue viviendo espléndidamente, aunque le gusta exhibirse poco en público. Ya no ríe como antes, y sólo tiene un pequeño grupo de amigos.

RECOMENDAMOS
Ordenar en línea Edición impresa + Internet
pulse: a para ver nota anterior, s siguiente, i para ir al inicio, f para ir al final.

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
Síguenos en:

Hay 27 usuarios registrados en línea. »IR AL CHAT