Nosotros domingo 23 de jul 2006, 11:22am - nota 2 de 29

A L E C O / PATOLOGÍA DE LAS TROMPAS DE FALOPIO

Por: Dr. Raúl Domínguez González


Obstrucción de las trompas de Falopio: es una de las causas más frecuentes de infertilidad en la mujer, la que habitualmente es ocasionada por una enfermedad inflamatoria pelviana. La mayor parte de las mujeres que tienen obstruidas sus trompas -a consecuencia de esta inflamación-, no saben que padecen la enfermedad, ya que ésta puede no manifestarse con síntomas. La obstrucción impide que el óvulo sea fecundado o que una vez fecundado efectúe su trayecto normal hacia el útero pudiendo implantarse en la trompa, situación conocida como embarazo ectópico

Endometriosis: responsable de entre el cinco y 15 por ciento de los casos de infertilidad femenina, la endometriosis es una patología que se produce cuando el endometrio -tejido que reviste internamente el útero y que se expulsa durante la menstruación- crece fuera de él. Esta implantación anómala afecta por lo general a los ovarios y las trompas de Falopio, aunque a veces puede aparecer en otros lugares, como la vejiga, el recto y el tabique recto-vaginal. El tejido endometrial va produciendo pequeños quistes, que siguen respondiendo al estímulo hormonal tal como si estuvieran en el útero, lo que explica las fuertes molestias que pueden producirse durante el periodo menstrual. La infertilidad asociada a la endometriosis se produce cuando la enfermedad distorsiona la anatomía normal, los quistes que crecen alrededor del ovario impiden la liberación del óvulo o se presentan efectos inflamatorios que afectan los gametos.

Desórdenes hormonales: alrededor de un 33 por ciento de los casos de infertilidad se debe a trastornos en la ovulación. La principal causa de esto son las alteraciones en el eje hipotálamo hipofisiario -parte del cerebro encargada de regular este proceso, a través de las hormonas luteinizante (LH) y folículo estimulante (FSH)-. Puede deberse a un daño directo al hipotálamo o la glándula pituitaria, condiciones médicas que desregulen su funcionamiento (problemas al riñón o tumores pituitarios), un exceso de ejercicio, un cuadro de anorexia nerviosa, etc.

Síndrome de Ovario Poliquístico: alteración endocrina que se produce en las mujeres en edad reproductiva y que constituye una causa frecuente de infertilidad. Su manifestación involucra una serie de aspectos, como ciclos anovulatorios, hiperandrogenismo -con aumento de la vellosidad y acné-, resistencia a la insulina y sobrepeso. Debido a que los niveles de testosterona (hormona masculina) se encuentran elevados, el ovario no logra hacer madurar los folículos, los que terminan enquistándose y produciendo un engrosamiento de la pared ovárica. Al no haber ovulación, no se produce progesterona y los niveles de estrógenos permanecen constantes.

Menopausia precoz: ocurre cuando una mujer experimenta el cese de su función ovárica y menstruaciones antes de los 40 años. Entre las causas que la originan pueden mencionarse la disminución en los niveles de determinados factores de crecimiento en los ovarios, tratamientos de radioterapia o quimioterapia, cirugía ovárica, enfermedades autoinmunes (como el lupus, diabetes insulino-dependiente, hipotiroidismo y problemas adrenales), el tabaquismo y los motivos desconocidos.

Miomas uterinos: tumores benignos que se ubican en las paredes del útero, y que pueden bloquear las trompas de Falopio, alterar la forma de la cavidad uterina, interferir en la llegada de los espermios al útero o afectar la implantación embrionaria.

Adhesiones pélvicas: las infecciones y la realización de cirugías pélvicas pueden ocasionar la aparición de tejido cicatrizal. Es posible que éste altere la relación entre el ovario y las trompas de Falopio, impidiendo la captura del óvulo por parte de la trompa.

Enfermedades infecciosas: existen múltiples infecciones que pueden afectar el tracto genital femenino y consecuentemente, la fertilidad. Entre los gérmenes más conocidos destacan la Chlamydia Trachomatis, el gonococo, y otros gérmenes específicos. En la mujer, la infección comienza en el cuello del útero (cervicitis mucopurulenta) y posteriormente asciende, afectando el útero y las trompas de Falopio. Es fundamental el diagnóstico y tratamiento precoz de la enfermedad para prevenir las secuelas de infertilidad, dolor pelviano crónico y embarazo ectópico.

RECOMENDAMOS
Ordenar en línea Edición impresa + Internet
pulse: a para ver nota anterior, s siguiente, i para ir al inicio, f para ir al final.

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
Síguenos en:

Hay 745 usuarios registrados en línea. »IR AL CHAT