EDITORIAL domingo 25 de jun 2006, 11:22am - nota 5 de 7

La importancia de la política en la vida de un pueblo

Por: Juan de la Borbolla R.


Ante la inminencia de estas elecciones vitales para la vida democrática plena de nuestra patria, hay quienes dicen no querer ir a votar el próximo domingo dos de julio, aduciendo que la política no les interesa. Quizá lo que no les interese sea esa caricatura de política que han acabado dibujando algunos personajes de la vida pública del país, más preocupados por sus particulares intereses partidistas y por el triunfo de su camarilla, que por lo que auténticamente significa esta palabra fundamental para cualquier sociedad. La responsabilidad política de cada uno de nosotros es tema vital para el logro del bien ser y del bienestar necesario en nuestras sociedades, fundamento indispensable para poder siquiera aspirar al desarrollo armónico de cada una de las individualidades. Por ello es que la política no puede estar ajena a la actuación responsable de cualquier individuo en su relación social; en la relación que mantiene con su comunidad.

Ya desde la antigüedad esta preocupación por las cosas sociales fue una constante en la historia de los grupos humanos y de los pueblos: La primera manifestación de la cultura política es la justa y auténtica preocupación personal por la mejora de las condiciones del bien común actual y futuro de la colectividad en la que uno se desenvuelve. Alguien que se queda indiferente ante esa relación social en la que se ha recibido infinidad de beneficios del conjunto de la sociedad tanto contemporánea como de todas aquellas que le han antecedido y no hace lo que esté en sus manos para tratar de promover una reciprocidad en la medida de las propias posibilidades, pudiera llegar a ser como una especie de zángano que sólo se beneficia de los esfuerzos de otros y no coadyuva con el más elemental principio de justicia en la construcción de mejores condiciones generales.

Constatamos que en el comportamiento individual humano y en sus repercusiones en el ámbito de lo social no es posible soslayar la importancia que tiene la libertad y el buen o mal uso que de ella hagamos las personas.

Por otra parte tampoco podemos dejar a un lado el tema de las plurifunciones que lógicamente deben darse en una sociedad a través del pluralismo sano que debe existir en grupos de seres inteligentes y libres y que por ende mantienen diversas maneras de pensar y de hacer cosas.

La sociedad humana a diferencia de los rebaños de animales no puede contener predeterminada su actuación, porque los miembros que la integran tampoco pueden ser predeterminables.

Si contemplamos a la política como la ciencia-arte de conciliar lo que en sí mismo es polémico dentro de la gran diversidad de opciones, necesidades, requerimientos y posicionamientos que de manera lógica y natural deben darse en una comunidad humana, cualquier persona que se precie de serlo y ya no digamos ustedes ilustres graduados de Derecho, no debiera marginarse de esa justa preocupación por lo social, por lo público: por lo político en suma.

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
pulse: a para ver nota anterior, s siguiente, i para ir al inicio, f para ir al final.

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
Síguenos en:

Hay 1110 usuarios registrados en línea. »IR AL CHAT