Nosotros lunes 24 de abr 2006, 11:22am - nota 13 de 14

Quieren sanar con risa

Por: MIRIAM GONZÁLEZ GUTIÉRREZ


Samuel Guazo concluye con la preparación de los clowns laguneros.

EL SIGLO DE TORREÓN

GÓMEZ PALACIO, DGO.- Puede que la risa no sea la cura para el cáncer, la leucemia u otras enfermedades, pero sí es un medicamento emocional que complementa el tratamiento que dicta la ciencia y, por lo tanto, puede mejorar en mucho el estado anímico y de salud del paciente.

Por eso Samuel Guazo, mejor conocido en los hospitales de la capital como el Doctor Watson, es desde hace varios años un médico de la risa que busca llevar un poco de esperanza a los niños enfermos.

Durante el fin de semana, el Doctor Watson compartió sus experiencias con los laguneros que asistieron a la última sesión del curso Clown Destino, coordinado por el grupo Cazacuentos y el Departamento Municipal de Cultura de Gómez Palacio.

Hacer reír no es fácil y menos a un niño, explica el clown de hospitales, sobretodo en una sociedad como la mexicana, en la que se enseña a no demostrar los sentimientos abiertamente. ?Es difícil socialmente, pero humanamente es más sencillo, la cosa es activarlo, permitírselo, el médico de la risa de entrada se ríe de uno mismo, entonces desde el momento que tienes esta capacidad, puedes provocar que el otro se ría?.

A diferencia del clown teatral y circense, que fueron tema de las anteriores sesiones del curso, el de hospital cede todo el protagonismo al niño: ?Él es quien está llevando la batuta del juego, de la plática, de la visita, el médico de la risa se convierte en lo que el paciente quiere que seas, si él dice que eres un robot, tú tienes que serlo?.

Por supuesto que la preparación para convertirse en clown de hospital tampoco es fácil. La caracterización, la sensibilización, la improvisación y la imaginación son los temas principales. ?Tienes que tener, sobretodo, una preparación emocional muy fuerte, porque el cuadro de enfermedad con el que te enfrentarás puede ser muy difícil y doloroso, pero el médico de la risa tiene que dejar eso a un lado?.

Y es que en el momento en que el médico de la risa se pone su nariz roja y su bata, tiene que dejar de ser la persona que es: ?Cuando llegas al hospital vas a ver al niño, no a la enfermedad, la enfermedad queda a un lado, por muy duro que sea el cuadro, y cuando logras que el niño la olvide, interactúe contigo y se ría, se ha cumplido el objetivo principal?.

Es importante, recalca, visualizar al hospital como un lugar de alegría, en vez de asociarlo con el dolor o la tristeza, porque a final de cuentas es el sitio en donde se cura a los enfermos.

También se tiene que estar preparado para que el clown no se lleve la enfermedad del niño, por eso luego de quitarse la nariz y la bata, el personaje y todo lo demás quedan guardados. Más tarde, todas las emociones se comparten en una sesión de grupo de médicos de la risa, para que no les afecte el hecho de ver tantos niños enfermos.

Para ser clown de hospital, lo primero que se necesita es tener voluntad y servir con alegría; lo segundo es tomar el curso para la formación profesional; y lo tercero es ponerse la nariz, la bata y salir a hacer visitas a hospitales, así de sencillo, concluye el Doctor Watson.

Con Clown Destino se sienta un precedente para formar la primera Asociación de Médicos de la Risa en La Laguna, por lo que habrá más cursos para las personas interesadas en llevar alegría y esperanza a los hospitales de la región.

Más que un ?médico?

Para llegar a ser médico de la risa, Samuel Guazo tuvo que pasar por un proceso muy largo.

-Estudió actuación tradicional de teatro y también tomó cursos de creatividad, que lo llevaron a relacionarse con diversas asociaciones civiles, en las que su labor principal era con niños. Así surgió la invitación para asistir a un curso de risaterapia.

-Al principio le fue difícil aceptar la invitación, sobretodo porque le dijeron que el trabajo sería en hospitales, pero cuando le mencionaron a los niños, no dudó en inscribirse para empezar a prepararse como clown de hospital.

-Tomó el curso, le dieron su nariz, su bata y fue a la primera visita con un terror tremendo, pero desde el momento en que llegó con el primer niño todo cambió. Desde entonces es el Doctor Watson.

-De eso ya pasó un par de años y se ha mantenido muy activo, colaborando con los grupos de la central en el Distrito Federal, así como con los de Cancún y Guadalajara.

-También participa en la expansión de la risaterapia, como en este caso en Torreón, además de Chihuahua, Monterrey y el Estado de México.

-La misión principal de la asociación Risaterapia A. C., a la que pertenece el Doctor Watson y que nació en 1999, es unir al mundo a través de la alegría.

-Actualmente, trabajan 200 médicos de la risa activos; mensualmente tienen cursos para formar más médicos de la risa, y la idea es expandir esta filosofía a otras partes de la República Mexicana.

-Mayores informes al teléfono (01-55) 52-60-48-04, o en la página de Internet: www.risaterapia.org.

FUENTE: Investigación de El Siglo de Torreón

Cerrar y abrir círculos

Aparentemente termina el ciclo de sesiones clown en La Laguna, pero en realidad no es así. Es ahora cuando comenzará a tomar su verdadera forma este noble movimiento, al pretender crear una asociación destinada a formar clowns, tanto de hospital, que se encargarán de llevar una buena dosis de alegría a los pacientes de diversos hospitales de la región, así como los teatrales, quienes montarán espectáculos de humor para todo público.

Un grupo de laguneros ha descubierto la filosofía clown y ayudados por expertos en la materia, los han guiado para reencontrar su espíritu infantil y compartir alegría y demás sentimientos, que actualmente la sociedad y el ritmo de vida de las grandes ciudades se han encargado de exterminar.

Para un clown el ego cada día se hace más pequeño, se da paso a la autoestima, motor importante para el desarrollo personal, y así entrar a un proceso de autoaceptación: estar bien con uno mismo, para poder estar mejor con las personas que te rodean.

El juego y la diversión son parte fundamental para un clown, quien primero realiza y si se acuerda... lo razona, se mete en apuros, pero por lo general sale bien librado, a todo dice que sí, aunque en realidad no sepa hacerlo, no le importa el ridículo, solo disfruta las situaciones y se muestra tal cual es.

RECOMENDAMOS
Ordenar en línea Edición impresa + Internet
pulse: a para ver nota anterior, s siguiente, i para ir al inicio, f para ir al final.

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
Síguenos en:

Hay 605 usuarios registrados en línea. »IR AL CHAT