Internacional sábado 1 de feb 2003, 11:22am - nota 7 de 7

Transbordador espacial Columbia explota

Por:


CABO CAÑAVERAL, Florida, EE.UU. (AP).- La NASA declaró el sábado una emergencia temiendo lo peor tras perder la comunicación con el transbordador espacial Columbia en momentos en que la nave y sus siete astronautas volaban sobre Texas, varios minutos antes de su esperado aterrizaje.

A medida que pasaban los minutos, parecía no quedar esperanza alguna de que hubiese sobrevivientes.

Las estaciones de televisión mostraron imágenes de algo que parecían fragmentos cayendo por el aire, y la NASA advirtió a los residentes de Texas que estuviesen atentos ante la posibilidad de la caída de restos.

La administración espacial también anunció que se movilizaban equipos de rescate en las zonas de Dallas y Fort Worth.

Dentro del Control de la Misión, los controladores se mantenían sentados frente a sus computadoras, con la mirada fija en la pantalla. Los familiares de los astronautas que esperaban la llegada del transbordador en la pista de aterrizaje fueron llevados por la NASA a un edificio apartado.

"Se ha declarado una emergencia para el transbordador espacial", dijo el Control de la Misión una y otra vez, en vista de la falta de datos del Columbia.

El 16 de enero, poco después del despegue de Columbia, se desprendió de un tanque exterior de combustible un pedazo de espuma de goma aislante, que según se cree golpeó el ala izquierda del transbordador.

Pero el director del vuelo, Leroy Cain, dijo el viernes a la prensa que los ingenieros habían concluido que cualquier daño sufrido por el ala habría sido menor y no representaba peligro alguno para la seguridad de los tripulantes.

Columbia debía aterrizar a las 09:16 del sábado.

La nave se hallaba a una altitud de 61.000 metros, y viajaba a una velocidad de 20.000 kilómetros por hora cuando el control de la misión perdió el contacto con ella. No hubo ulteriores comunicaciones ni se recibieron más datos acerca del vuelo.

A los siete minutos del momento en que debía haber ocurrido el aterrizaje, se ordenó la salida de los periodistas del lugar, sin que hubiese indicio alguno del transbordador.

En los 42 años de vuelos espaciales, la NASA nunca ha perdido una tripulación durante el aterrizaje o el regreso a órbita. En 1986, el transbordador Challenger estalló poco después del despegue.

La seguridad había sido muy estricta para la misión espacial de 16 días que incluyó al primer astronauta israelí, Ilan Ramon, coronel de la fuerza aérea y ex piloto de aviones caza.

El 28 de enero de 1986, siete miembros de la tripulación, incluida una maestra de New Hampshire, despegó a bordo del transbordador espacial Challenger desde el Centro Espacial Kennedy.

Setenta y tres segundos después, el transbordador se desintegró ante la vista de millones de personas, que lo veían por televisión y en vivo. Todos los miembros de la tripulación, incluida la maestra Christa McAuliffe, murieron.

El sábado, el transbordador espacial Columbia aparentemente se desintegró entre llamas minutos antes del aterrizaje del sábado, en Texas.

Los especialistas dijeron que la explosión del Challenger se debió a una fuga de gas en el cohete derecho. En la explosión, el módulo de la tripulación se separó intacto de la bola de fuego y cayó en picada durante dos minutos y medio desde una altura de 15.240 metros y cayó en el mar.

Los miembros de la tripulación no tenían paracaídas y no hubo forma de amortiguar la caída.

Los miembros de la tripulación del Challenger eran, además de McAuliffe, el comandante Francis R. (Dick) Scobee, el piloto Michael J. Smith; los especialistas Judith A. Resnik, Ronald E. McNair y Ellison S. Onizuka; el especialista en carga Gregory B. Jarvis, empleado de Hughes Aircraft Corp.

McAuliffe fue seleccionada entre 11.000 maestras que solicitaron formar parte de la misión del Challenger. Fue escogida por la NASA en 1984, y el tercer trimestre de ese año pidió licencia de sus labores docentes para entrenar para la misión.

NASA dejó pendiente el programa tras el accidente del Challenger, y lo reanudó hasta 1988. La agencia había calculado la probabilidad de un accidente catastrófico durante el lanzamiento --el momento más peligroso de cualquier misión de transbordadores-- en una proporción de 1 a 438.

Descartan atentado terrorista en caso Columbia

Funcionarios del gobierno de George W. Bush dijeron no tener indicios inmediatos de que el caso del transbordador Columbia estuviese vinculado con algún acto de terrorismo.

La NASA perdió contacto el sábado con el transbordador espacial Columbia.

El presidente Bush, que se hallaba en el retiro presidencial de Camp David, en Maryland, recibió informes acerca de la situación y también información adicional de la NASA. Un funcionario de la Casa Blanca dijo que el presidente regresaría a la mansión ejecutiva para hacer frente a la pérdida de transbordador.

"No hay información de que esto era un incidente terrorista", dijo Gordon Johndroe, vocero del Departamento de Seguridad Nacional. "Obviamente, la investigación acaba de comenzar, pero esa es la información que tenemos al presente".

Un funcionario norteamericano que habló con la condición de no ser identificado, dijo que no se habían emitido amenazas contra el vuelo y que cuando se perdió el contacto con el transbordador, éste se encontraba a 61.000 metros de altura y fuera del alcance de cualquier cohete antiaéreo.

"Todos estamos mirando la televisión, devastados y preocupados", dijo John Marburger, encargado de la política para cuestiones científicas y tecnológicas de la Casa Blanca.

Un alto funcionario que también habló con la condición de mantener el anonimato dijo que hubo datos de inteligencia que suscitaron preocupaciones acerca de otro vuelo previo de Columbia que debía haber llevado a los mismos tripulantes.

Pero los datos, relacionados con el astronauta israelí Ilan Ramon, fueron considerados poco creíbles. No obstante, el vuelo fue aplazado por otras razones, dijo el funcionario.

RECOMENDAMOS
Ordenar en línea Edición impresa + Internet
pulse: a para ver nota anterior, s siguiente, i para ir al inicio, f para ir al final.

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
Síguenos en:

Hay 40 usuarios registrados en línea. »IR AL CHAT