Sucesos sábado 3 de dic 2005, 11:22am - nota 8 de 8

Hallan otra niña brutalmente asesinada en Japón

Por:


Tokio, (EFE).- La Policía de Ibaraki, en el norte de Japón, informó ayer del hallazgo en un bosque del cuerpo repetidamente apuñalado de una niña, que podría ser la pequeña de siete años desaparecida la víspera en la vecina provincia de Tochigi.

Un portavoz de la Policía de Ibaraki indicó a EFE que el cuerpo de una niña de 1.20 metros de estatura fue localizado por tres cazadores en un bosque de la ciudad de Hitachiomiya, en esa provincia de Ibaraki.

El cuerpo de la pequeña, añadió el portavoz, apareció desnudo, con rastros de sangre en la boca y con numerosas puñaladas en el pecho, sin que se vieran vestigios de sus ropas en la zona.

Según las primeras investigaciones de las fuerzas del orden en Ibaraki, el cadáver podría ser el de Yuki Yoshida, una niña de siete años de edad cuya desaparición al salir de la escuela fue denunciada por su madre a primera hora de la tarde.

Un peruano, el asesino

Este asesinato sigue al ocurrido el pasado 22 de noviembre en Hiroshima, suroeste de Japón, en el que la víctima fue otra niña también de siete años, Airi Kinoshita, que fue estrangulada y su cadáver ocultado dentro de una caja de cartón, en un descampado.

Un ciudadano peruano de origen japonés (aunque esta ascendencia ha sido puesta en duda en Lima), Juan Carlos Pizarro Yagi, fue detenido como principal sospechoso y ya confesó la autoría del crimen en Hiroshima.

Según publicaron varios diarios peruanos citados por la agencia de noticias japonesa Kyodo, Pizarro Yagi ya estuvo en prisión en Perú por haber abusado sexualmente de una niña en su país.

Tal y como señaló Kyodo, el apellido real del presunto asesino es Torres, pero lo cambió a Pizarro para ocultar su historial criminal, que incluiría otros delitos de índole sexual.

Pizarro ó Torres había llegado a Japón el pasado mes de abril procedente de Perú, donde dejó a su esposa y dos hijos pequeños, y comenzó a residir en el barrio en el que ocurrió este suceso.

Después de que unos vecinos lo vieran hablando con la pequeña Airi, este peruano se convirtió en uno de los principales sospechosos de la muerte de la niña y más tarde fue detenido.

Pizarro Yagi confesó el crimen después de que la policía de Hiroshima indicara que, según el examen realizado por sus equipos forenses, las trazas genéticas del análisis del sudor descubierto en la ropa de la niña estrangulada coincidían con el ADN del presunto asesino.

Según dijeron fuentes de la investigación citadas por la prensa nipona, Juan Carlos Pizarro estaba en posesión de su pasaporte cuando fue detenido, lo que podría significar que el sospechoso intentaba huir de Japón.

Los extranjeros residentes legalmente en Japón no necesitan llevar consigo su pasaporte, sino solamente su tarjeta de residencia.

Pizarro Yagi fue detenido en Suzuka, a unos 350 kilómetros al este de Hiroshima, tras ser dictada una orden de busca y captura.

RECOMENDAMOS
Ordenar en línea Edición impresa + Internet
pulse: a para ver nota anterior, s siguiente, i para ir al inicio, f para ir al final.

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
Síguenos en:

Hay 213 usuarios registrados en línea. »IR AL CHAT