EDITORIAL viernes 29 de jul 2005, 11:22am - nota 4 de 9

No importa ser el mejor

Por: Javier Fuentes de la Peña


Es el mejor candidato, pero no llegará a gobernador. Además de contar con una preparación académica superior a la de otros contendientes, tiene una amplia experiencia como empresario y como servidor público.

Jorge Zermeño Infante es el mejor candidato que los panistas pudieron haber elegido. Aunque mínimas son sus posibilidades de obtener el triunfo en los próximos comicios estatales, mucha guerra dará al candidato priista.

El lagunero cuenta con una trayectoria digna de valorarse. A diferencia de Moreira, él no es un político que creció a la sombra del sistema y del oportunismo. Lejos de ello, Zermeño es un empresario que más tarde se desempeñó como servidor público.

En cuanto a su preparación académica, Zermeño supera claramente a Moreira, y no se diga en cuanto a su trayectoria política. Primer alcalde panista de Torreón, ha sido además diputado federal, senador de la República y representante del Poder Legislativo ante el Consejo General del Instituto Federal Electoral.

Sin embargo, de muy poco le servirá a Zermeño toda su trayectoria política y empresarial. Así como cuenta con aspectos positivos que lo convierten en una buena opción para los coahuilenses, tiene que enfrentar algunos factores que seguramente lo marginarán de sus sueños políticos.

En primer lugar, tiene que luchar contra el desprestigio del PAN como fuerza política. El desafortunado papel de Vicente Fox como presidente de la República, ha provocado que miles de mexicanos pierdan toda credibilidad en Acción Nacional. Si antes creíamos que los albiazules representaban el lado honesto de la política, las corruptelas en las que muchos de los gobernantes emanados de ese partido han incurrido, nos demuestran que no existe partido realmente preocupado por el bienestar de los ciudadanos.

Además de tener en su contra el desprestigio del PAN y los pobres resultados de Vicente Fox, Jorge Zermeño tendrá que lidiar con la pérdida de presencia de su partido en el estado.

Las pugnas internas del pasado, así como los pobres resultados electorales obtenidos en últimas elecciones, convierten al PAN en un partido incapaz de contrarrestar la indudable fuerza del priismo estatal.

Es el mejor candidato, pero no llegará a gobernador. Por desgracia, en Coahuila las elecciones no se ganan con votos. El sucesor de Enrique Martínez será aquel que compre más conciencias, el que pacte más posiciones políticas con las lideresas, quien realice la mejor negociación con los sindicatos, el que compre a aquellos medios de comunicación indignos de una sociedad como la nuestra, y el que derroche más recursos en los festines de campaña.

Para mala suerte del panista, en eso nadie le puede ganar a Humberto Moreira y al PRI. Si en la pasada elección interna del tricolor se cometieron los más sucios actos, ¿qué no podemos esperar en los próximos comicios de septiembre?

La historia nos ha demostrado que en la política no basta ser el más preparado ni el mejor intencionado para acceder a los cargos de elección popular. Por eso, no tengo la menor duda que Humberto Moreira será el próximo mandatario estatal. Zermeño es el mejor candidato, pero no llegará a gobernador.

javier_fuentes@hotmal.com

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
pulse: a para ver nota anterior, s siguiente, i para ir al inicio, f para ir al final.

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
Síguenos en:

Hay 507 usuarios registrados en línea. »IR AL CHAT