Especial sábado 9 de abr 2005, 11:22am - nota 9 de 22

'El milagro del Papa' en México

Por:


En 1990 el entonces niño José Herón Badillo, enfermo de leucemia, recibió la bendición de Juan Pablo II en Zacatecas y tras ese encuentro el menor se curó.

MÉXICO, D.F., (SUN-AEE).- En 1990 el entonces niño José Herón Badillo, enfermo de leucemia, recibió la bendición de Juan Pablo II en Zacatecas, México, y tras ese encuentro el menor se curó, en lo que para muchos significó "el milagro del Papa", por lo que ante su muerte el pasaje ha sido revivido y él y su madre aseguran que buscarán la beatificación del Pontífice.

Era mayo de 1990 y el niño, en ese entonces de cinco años, Herón Badillo, aguardaba la llegada del Papa Juan Pablo II al aeropuerto de Zacatecas en los brazos de su madre.

Marcado físicamente por la leucemia, su rostro cadavérico llamó la atención del Pontífice, quien se detuvo y se acercó a ellos, los saludó y con una caricia en la mejilla se despidió de él. Meses después la mortal enfermedad había desaparecido y el pequeño se había curado, según su madre, María del Refugio

Mireles, "sin más que su bendición, acercarnos a él nos hizo sentir mucha paz", aseguró en entrevista en un noticiero televisivo.

En enero de 2004, a 14 años de ese primer encuentro con Juan Pablo II, Herón Badillo lo visitó en El Vaticano y la experiencia, aseguró el propio joven a Adela Micha, conductora del noticiero, fue la misma, "algo especial, mucha paz. Y parte

del milagro fue volver a estar con él y sentir una vibra positiva".

Tres días después del fallecimiento de Juan Pablo II, "el milagro del Papa", como ellos lo llaman, vuelve a cobrar vigencia, ya que aseguran él y su madre que buscarán que el Pontífice sea santo.

Herón Badillo, ya de 20 años de edad, aseguró sin titubear que su plan será "realizar lo necesario para que Su Santidad sea beatificado, yo me pondré en manos de El Vaticano". De esta forma se abriría la posibilidad de que El Vaticano

investigara en México el caso para obtener las pruebas que confirmaran el milagro y así, concretar la posibilidad de que Juan Pablo II se convierta en santo.

Uno de los testigos de esa escena en el aeropuerto de Zacatecas en la segunda visita del Pontífice a México fue el cardenal Javier Lozano Barragán, actual ministro de Salud de El Vaticano, quien hasta antes de la muerte del Papa se había rehusado a hablar, pero que en todo momento, aseguraba, cuando era cuestionado por periodistas, recordaba el comentario de Juan Pablo II al respecto.

RECOMENDAMOS
Ordenar en línea Edición impresa + Internet
pulse: a para ver nota anterior, s siguiente, i para ir al inicio, f para ir al final.

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
Síguenos en:

Hay 1118 usuarios registrados en línea. »IR AL CHAT