Deportes jueves 28 de oct 2004, 11:22am - nota 1 de 22

Boston vence a San Luis y gana la Serie Mundial 2004

Por:


Medias Rojas se ciñen la corona del Clásico de Otoño.

SAN LUIS, EU.- Los Medias Rojas de Boston pusieron fin a 86 años de ignominia y de paso hicieron añicos la leyenda de una maldición, al conquistar anoche la Serie Mundial 2004, al imponerse por 3-0 ante los Cardenales de San Luis para completar una barrida de cuatro juegos.

El cerrador Keith Foulke se encargó de sacar el último out, retirando al colombiano con un roletazo al montículo. El estallido de júbilo de los Medias Rojas fue impresionante, amontonándose cerca de la raya de primera base.

Boston no ganaba el campeonato desde 1918, un año antes de transferir a un lanzador llamado Babe Ruth a los Yanquis de Nueva York. Sólo fracasos marcaron la historia de los Medias Rojas desde entonces, algunos monumentales y que los convirtieron en sinónimos de la mala suerte en las mayores.

Una actuación magistral del abridor Derek Lowe, un jonrón solitario de Johnny Damon y un doblete de Trot Nixon productor de dos carreras, llevaron a los Medias Rojas a la victoria.

Tras haber estado abajo 3-0 ante los Yanquis en la serie por el título de la Liga Americana, Boston fue como un locomotora imparable, al ganar todos sus siguientes ocho partidos, una racha de triunfos que viene a ser un récord para la postemporada.

Boston estuvo arriba en el marcador a lo largo de la serie y picó por delante en cada partido en la misma primera entrada, claros indicativos de su dominio. Los Medias Rojas ganaron los tres primeros juegos por 11-9, 6-2 y 4-1.

Lowe, ganador del séptimo juego de la serie frente a los Yanquis, volvió a tirar una joya, maniatando el ataque de los Cardenales. Retiró a 13 bateadores en forma consecutiva hasta que el colombiano Edgar Rentería le conectó un doble en el quinto. El derecho trabajó siete entradas sin tolerar carreras y espació tres hits.

San Luis, cuya artillería fue la mejor de la Liga Nacional durante la temporada regular, se cavó su propia fosa al desplegar un ataque inoperante durante el clásico. La última barrida se había producido en 1999, cuando los Yanquis despacharon a los Bravos de Atlanta.

Salvo Larry Walker y el dominicano Albert Pujols, que rayaron alrededor de los .300, Scott Rolen y Jim Edmonds, los otros dos componentes de la temida columna ofensiva, estuvieron apagados.

En un intento por reanimar el ataque, LaRussa cambió la alineación, con Tony Womack de primero en el orden y Rentería de sexto, además de colocar en la receptoría al puertorriqueño Yadier Molina por Mike Metheny.

Pero Boston, por cuarto partido seguido, se adelantó en el marcador en el primero, esta vez con un jonrón solitario de Johnny Damon por el central ante Jason Marquis, quien cargó con la derrota.

Las otras dos carreras vinieron en el tercero. El dominicano Manny Ramírez, que fue galardonado como el jugador más valioso de la serie, ligó sencillo con un out, y David Ortiz sonó doble al derecho. Jason Varitek conectó una rola directa al guante del primera base Pujols y éste enseguida tiró al plato para poner fuera a Ramírez. Un boleto gratis a Bill Mueller llenó las bases para Nixon, quien respondió con un doblete al central en cuenta de 3-0, para remolcar a Ortiz y Varitek.

El sencillo de Ramírez ante el derrotado Jason Marquis en el tercero, le permitió estirar a 17 su racha de partidos de postemporada bateando de hit, para empatar a Derek Jeter y Hank Bauer, ambos de los Yanquis.

Lowe logró escapar del aprieto más difícil en el quinto. Tras su doble, Rentería se instaló en tercera tras un wild pitch, pero John Mabry se ponchó y Yadier Molina fue retirado con rola al campo corto.

Antes de eso, la única libertad había sido un sencillo de Tony Womack al abrir el primero. Larry Walker se sacrificó por primera vez de 1991 y un roletazo de Albert Pujols avanzó a Womack a tercera, pero Scott Rolen se entregó con una rola a Lowe.

En el sexto, Lowe expidió una transferencia a Walker con dos outs y luego Pujols llevó la cuenta a 3-2, pero Lowe lo sacó con un elevado manso sobre la segunda base.

Marquis, quien anduvo errático con su control, se despidió con una labor de seis innings, permitiendo seis hits y tres carreras.

Vengan los verdaderos

Los Cardenales de San Luis a momentos parecían ser un equipo conformado por dobles o versiones imperfectas de la escuadra que tenía la mejor marca de las mayores, con 105 victorias, así como la mejor ofensiva de la Liga Nacional y el segundo mejor equipo de picheo.

Las cosas declinaron tanto en la Serie Mundial, que un letrero exhibido por sus hinchas en el Estadio Busch decía: "¿Pueden reportarse los verdaderos Cardenales para venir a jugar?".

Y es que en verdad parecían otros. En esta Serie fueron barridos por los Medias Rojas de Boston y tuvieron una actuación llena de errores en el plato, de nivel histórico, principalmente por parte de su trío de candidatos al puesto de Jugador Más Valioso.

Antes de que Jason Marquis trabajara seis entradas en la derrota sufrida por su equipo en el cuarto juego de la serie, la noche de ayer, San Luis casi no había aprovechado su rotación. Él fue apenas el primer abridor en trabajar el tiempo suficiente como para conseguir la victoria, y es que los tres que lo precedieron totalizaron 11 entradas y dos tercios, con 15 carreras permitidas.

Los lanzadores de los Cardenales toleraron al menos una carrera en la primera entrada de los cuatro juegos. San Luis fue apabullado de tal forma que ni una sola vez tuvo la ventaja.

Los Cardenales esperaron 17 años para regresar a la Serie Mundial, solamente para quedarse con la dudosa distinción de ser el primer equipo desde los Indios de 1954 en tener un número tan alto de victorias antes de ser barridos en la Serie. Los Indios de hace 50 años tenían foja de 114-43 antes de ser barridos por los Gigantes de Nueva York.

RECOMENDAMOS
Ordenar en línea Edición impresa + Internet
pulse: a para ver nota anterior, s siguiente, i para ir al inicio, f para ir al final.

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
Síguenos en:

Hay 612 usuarios registrados en línea. »IR AL CHAT