Torreón martes 17 de ago 2004, 11:22am - nota 2 de 15

Día del Veterinario| Hace feliz la vida de los animales

Por: Cristal Barrientos Torres


Al igual que con los doctores, las emergencias puden presentarse a cualquier hora.

Torreón, Coah.- Aunque sus pacientes no hablan, en ocasiones, con sólo verlos, diagnostican sus padecimientos. Y es que los animales, al igual que los seres humanos, también enferman, sufren e incluso se deprimen.

Este 17 de agosto es el Día del Veterinario. Rolando Albores García lleva 37 años curando perros, gatos y pequeñas especies. En 1965 egresó de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), un año después recibió su título. En 1967 le otorgaron una beca para estudiar inseminación artificial en Italia.

En La Comarca Lagunera comenzó trabajando con ganado lechero. Durante 17 años atendió bovinos pero también se hacía cargo de un consultorio de pequeñas especies, sin embargo, decidió dedicarse únicamente al cuidado de perros, gatos, pájaros, entre otros animales.

Le gusta trabajar con perros y gatos porque son animales nobles y es fácil encariñarse con ellos. Asegura que entre los doctores y los veterinarios no hay mucha diferencia, los primeros salvan humanos y los segundos animales.

Incluso realiza todo tipo de cirugías como cesáreas y ovarihisterectomía. Si algo sale mal durante la operación, los veterinarios se deprimen al igual que los doctores cuando no pueden salvar la vida de una persona.

“Para la gente, los animales forman parte de la familia, los quieren como si fueran sus hijos y los cuidan de la misma manera. A veces nos encariñamos con la mascota porque cuando requieren cuidados intensivos pasan algunos días en la clínica, desgraciadamente, a veces, el animalito muere pero nosotros siempre luchamos hasta el final”.

Por eso, a lo largo de su carrera, lo mismo ha recibido felicitaciones que recriminaciones. Y es que la muerte de un animal representa para sus dueños una pérdida irreparable y se sienten desconsolados.

Las personas sufren cuando, ya sea por enfermedad o por la edad, es necesario sacrificar a sus mascotas. “Los veterinarios también debemos seguir estudiando y dedicarnos completamente a nuestra carrera para encontrar soluciones a todos los casos”.

A lo largo de su profesión ha tenido muchos casos especiales, lo mismo tristes que alegres. Recuerda la ocasión en que murió un Rottweiler, incluso se lo llevaron a un tratamiento en Monterrey, pero nada se pudo hacer por él. Sufrió mucho porque tenía un problema en la articulación del codo a consecuencia de un tumor maligno. “La persona no quiso que se le amputara la pierna, ese hubiera sido un remedio para salvarlo”.

Las personas, dice, en ocasiones cuidan de más a sus animales, sobre todo aquellas que por alguna circunstancia se encuentran solas. “Los quieren demasiado y sufren mucho cuando se enferman o mueren”.

En la clínica ha visto llorar a la gente cuando sus mascotas fallecen. “Si se mueren lloran todos: la mamá, el papá, los hijos, luego hay que consolarlos”.

Pero Rolando Albores García también ha tenido satisfacciones cuando ha salvado animales que estaban a punto de morir. Comenta el caso de un Bóxer, la familia lo quería porque en dos ocasiones impidió que su pequeño hijo sufriera accidentes de gravedad.

“En una ocasión su hijo andaba gateado por las escaleras y estuvo a punto de caer, pero el perro lo agarró del pañal, en otra ocasión iban a atropellar al niño y lo rescató, por eso el Bóxer representaba mucho para ellos”.

Al perro le dio neumonía porque los Bóxer padecen serios problemas respiratorios en tiempo de invierno. El can enfermó gravemente, tanto el veterinario como la familia estuvieron muy al pendiente y el animal logró salvarse.

Para Rolando Albores García es importante que los médicos veterinarios se capaciten constantemente porque en la actualidad hay nuevas enfermedades en los animales que antes no se presentaban como la Eherlicha Canis, Gusano del corazón, Dirofilaria Immitis, entre otras.

Y como los doctores, los veterinarios deben estar disponibles las 24 horas del día. Nunca saben a qué hora sonará el teléfono solicitando atención médica en una emergencia animal.

Alta demanda

En la actualidad la Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro (UAAAN), tiene mil 500 estudiantes. Alrededor de 210 egresan cada año. El médico veterinario zootecnista, Jorge Iturbide Ramírez, comenta que la profesión requiere de cinco años de estudio.

Dice que la carrera maneja varios aspectos: salud pública, producción animal e inocuidad alimenticia. Los veterinarios pueden trabajar en establos, granjas, fábricas de alimentos, farmacias, venta de productos, inocuidad alimenticia, entre otros, incluso pueden autoemplearse.

Jorge Iturbide Ramírez es subdirector de Comunicaciones y Desarrollo de la UAAAN. Señala que de los mil 500 estudiantes, 900 son futuros médicos veterinarios. “Es una carrera muy bonita, tenemos mucha demanda, alrededor de 500 jóvenes por año quieren entrar a la universidad, pero desgraciadamente la capacidad es de 210”.

Y añade: “el futuro de la carrera es prometedor, obviamente en La Comarca Lagunera hay mucha competencia, hay que recordar que el 70 por ciento de la población estudiantil es foránea, es gente que se regresa a su estado, además esta profesión permite el autoempleo y esto es muy importante”.

Capacitación

“Los médicos veterinarios tienen que estar en constante capacitación, porque en la actualidad hay nuevas enfermedades”, Rolando Albores García, Médico Veteninario.

RECOMENDAMOS
Ordenar en línea Edición impresa + Internet
pulse: a para ver nota anterior, s siguiente, i para ir al inicio, f para ir al final.

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
Síguenos en:

Hay 547 usuarios registrados en línea. »IR AL CHAT