EDITORIAL jueves 10 de jul 2014, 9:22am - nota 3 de 9

Las decisiones difíciles de Hillary Clinton

Por: PATRICIO DE LA FUENTE


Sin lugar a dudas

De su boca, para la historia y el absurdo, vino aquella frase que hace más de dos décadas le generó enormes críticas y que no obstante los años, la pinta de cuerpo entero. "Hubiera sido muy conveniente para algunos que me quedara en casa bebiendo té y horneando galletitas como una Tammy Winette cualquiera", dijo.

Así justificó Hillary Clinton su irrupción en la campaña presidencial de 1992, así el revire a los detractores de siempre, acostumbrados a las damas que se limitan a sonreír, a ser esposas, a callar y a no hacer olas.

Pero la feminista a rajatabla, representante de la generación de mujeres que a partir de los años sesenta habría de involucrarse en todos los ámbitos de decisión, también sobrevivió al escarnio público de saberse engañada, y decidió quedarse. "Bill y yo iniciamos una conversación hace más de veinte años. Aún hoy, es la mejor compañía que conozco", volvió a justificar cuando se habló de divorcio.

A Hillary jamás la vimos ni la veremos en la cocina, pero tampoco dando largas caminatas por el parque, porque los Clinton distan de ser un matrimonio a punto de la jubilación.

Atemperadas las pasiones del fin de su administración, aniquilados o disminuidos sus críticos, los Clinton supieron vivir bajo la tormenta, capotearla, y alcanzar un estatus de fama y celebridad que juntos o por separado, no tienen ningún otro posible contrincante del partido demócrata rumbo a 2016.

Son, en la mejor de las definiciones posibles, una alianza de costumbres, intereses y conveniencias mutuas, que no obstante su larga permanencia en la política norteamericana, se encuentra lejos del retiro y la tranquilidad otoñal.

"El momento para otra decisión difícil llegará muy pronto", adelanta Hillary Clinton en Hard Choices, el más reciente libro de su autoría editado por Simon & Schuster, en alusión a si se lanzará o no como candidata.

"Más que mirar al pasado, el libro de la exsenadora Clinton es una palanca para proyectarse como futura candidata a la Presidencia", consideran los especialistas.

Coincidiendo con la publicación que narra su paso por el Departamento de Estado y las decisiones difíciles que hubo de asumir como máxima representante de la diplomacia norteamericana a nivel mundial, Clinton ha emprendido una gira de promoción que, so pretexto el libro, no es otra cosa que una precampaña que busca acarrear simpatías, medirle el agua a los camotes, y reposicionarla como la figura mediática de la que todos hablen.

La gira durará varios meses y ya es vista por algunos analistas políticos como un modelo de promoción sin precedentes a escala editorial que cumple muchos de los requisitos de una campaña electoral en toda regla. En cuanto a sus nuevas memorias respecta, es claro que no se trata de otro libro de impresiones de viaje, sino de un texto muy bien cuidado donde nada es fortuito e inclusive hasta la elección de las fotografías que lo acompañan, tiene una segunda intención.

Decisiones Difíciles busca proyectar a Clinton como una tomadora de decisiones a nivel internacional que sabe de crisis y como sortearlas, que cuenta con años de experiencia en puestos ejecutivos y de elección popular, que sabe jugar en equipo y negociar, anteponer intereses en aras de la estabilidad del orbe y la aldea global y que transcurridos los años, pudo mutar de una figura que polariza y divide a la opinión pública, hasta convertirse en punto de unión y coincidencia dentro del espectro ideológico, tan diverso al fin, que es la política norteamericana.

Hace casi un año en este mismo espacio de la Revolución del Intelecto, adelanté que la decisión de Clinton de abrir una cuenta de Twitter e incursionar en el ciberespacio, no respondía a su gusto por las redes sociales sino a una serie de movimientos muy bien pensados y largamente meditados, rumbo a la próxima contienda electoral.

Es ahora, cuando leo Hard Choices y tras haber analizado su manejo en medios de comunicación, seguido cada uno de sus discursos, frases, impacto en la opinión pública e índices de popularidad, cuando confirmo que al término de este año o a principios del siguiente, Hillary Clinton estará anunciando su decisión de competir por la Casa Blanca. Y aunque nada está escrito en política, las posibilidades de que gane son muy grandes porque Clinton siempre ha roto todas las previsiones.

Nos leemos en Twitter, sin lugar a dudas

@patoloquasto

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
pulse: a para ver nota anterior, s siguiente, i para ir al inicio, f para ir al final.

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
Síguenos en:

Hay 30 usuarios registrados en línea. »IR AL CHAT