EDITORIAL jueves 19 de jun 2014, 8:50am - nota 3 de 9

El doctor 'Falzati'

Por: PATRICIO DE LA FUENTE


Sin lugar a dudas

Hasta el lunes, creíamos a Fausto Alzati Araiza, el defenestrado secretario de Educación Pública de tiempos de Ernesto Zedillo, fuera de la política y la vida pública. En aquél entonces, durante el sexenio zedillista, Alzati fue el primer funcionario de alto nivel en ser destituido tras menos de dos meses en el encargo, por falsear su currículo y credenciales académicas.

Fausto Altazi, como otros políticos, exageró y mintió sobre su pedigree académico, ufanándose como doctor por la Universidad de Harvard, sin ni siquiera haber concluido sus estudios de licenciatura y sí -como lo lees- era secretario de Estado, de educación nada más y nada menos.

Recuerdo bien el escándalo de aquella época y también que en un afán por reinventarse y salvar el escaso prestigio y credibilidad que le quedaba, al ser despedido, Alzati se enroló de nueva cuenta en la universidad, terminó sus estudios de licenciatura e inclusive obtuvo el título de doctor por Harvard. (Eso se lo aplaudo)

Luego, cual funcionario público caído en desgracia, abrió un despacho y dedicose a la "consultoría", término muy socorrido por quienes están sin trabajo. Pero en México, tal parece, para los políticos existen los segundos actos y las segundas oportunidades, pero también hay quienes son expertos en autosabotearse y tirarlos por la borda.

Fausto Alzati, en cualquier país normal o por lo menos en uno no tan surrealista como el nuestro, habría quedado impedido de por vida para ejercer cualquier cargo público, pero aquí y entre priistas, nomás faltaba, se cuidan unos a otros; las omisiones a la verdad parecen no ser cosa grave

Habría que preguntarle a Emilio Chuayffet, el actual secretario de Educación -si es que todavía despacha- en qué criterios se basó y en qué demonios estaba pensando, cuando resucitó a Fausto Alzati y le otorgó la muy poderosa Dirección General de Televisión Educativa (DGTV), a un hombre abiertamente mentiroso, que engañó al país durante su breve paso por la secretaría en cuestión. Porque hay mañas que bien pasado el tiempo y a ciertas personas, nomás no se les quitan. Alzati es el vivo ejemplo.

Trascendió en redes sociales que la semana pasada y en aparente estado inconveniente -borracho, pues- Fausto Altazi acudió a inaugurar una exposición, pero interrumpió la lectura de un poema de Aurora Reyes, sobre cuya memoria versaba el evento, al considerar que el texto en cuestión, un homenaje a Lázaro Cárdenas titulado "Hombre de México", y escrito en los años cuarenta del siglo pasado, ofendía y agraviaba la investidura del actual presidente, Enrique Peña.

Iracundo, queriendo ser disciplinado en ese afán de servir, que muchos priistas confunden con el extravío de su propia dignidad, fuera de sí según consignaron diversos testigos, Altazati no permitió que uno de los nietos de la poetisa continuara leyendo el poema y palabras más, palabras menos, espetó al público asistente las siguientes palabras, conminándolos a vitorear al mandatario:

"¡Arriba Peña Nieto! ¡Arriba Peña Nieto sí o no" El que esté de acuerdo conmigo que diga ¡Arriba Peña Nieto, ¿sí o no? Grítenlo. Cierren las manos. Ese pendejo trabaja (…) su poema es una mierda, es una falta al gobierno ¡Que sí! Aurora mis huevos. Aurora se habrá muerto".

Acto siguiente Fausto Alzati, quien en Twitter se describe como "Político, economista y abogado. Experto en temas digitales, educativos, energéticos y de infraestructura. Masón budista guadalupano. Liberal, Mahler y Rachmaminof" (nomás le faltó poner rey de Persépolis y embajador de asuntos de poca importancia), protagonizó una aireada discusión con varios internautas, incluidos algunos periodistas- que lo cuestionaban.

Altazi negó los hechos y que él estuviera alcoholizado y, posteriormente, en un recurso muy utilizado a últimas fechas -recordemos el retweet de Erwin Lino mofándose de la selección de futbol de Honduras-, Alzati afirmó que le habían "hackeado" su cuenta, infiriendo que se trataba de un complot hurdido…¡por los izquierdosos simpatizantes de AMLO!

Tercer y último acto, extraviada la segunda oportunidad, la SEP anunció que Fausto Alzati fue removido de su encargo como Director General de Televisión Educativa de la SEP. Pese a ello, chuscos como son algunos de nuestros flamantes políticos, no nos extrañe que pasado el tiempo y en otra administración, Alzati vuelva al servicio público. Total, en este México mágico, cómico y musical, para todos hay acomodo.

Pensando en Emilio Chuayffet, quien haría bien en explicar lo ocurrido y a quien le reconozco la sensatez de haberle exigido a Fausto Altazi la renuncia , viene a mi mente un dicho muy sabio, que reza: "No tiene la culpa el indio, sino quien lo hace compadre".

Nos leemos en Twitter, sin lugar a dudas: @patoloquasto

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
pulse: a para ver nota anterior, s siguiente, i para ir al inicio, f para ir al final.

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
Síguenos en:

Hay 534 usuarios registrados en línea. »IR AL CHAT